Homeopatía General


GUAIACUM



(Guayaco G. Officinale Resina del Lignum Vitae)

Sintomas mentales de GUAIACUM

* 1 Debilidad de la memoria; muy olvidadizo, especialmente de nombres. Comprensión difícil. 2 Fuerte deseo de criticar, y de despreciar todo. 3 Mirada fija y ausente de ideas, especialmente de mañana. Está indolente, triste, deprimido. Obstinado.

Sintomas generales de GUAIACUM

*** 4 Está indicado principalmente en afecciones musculares, articulares y óseas. Actúa en especial sobre el tejido fibroso y muscular cuando hay dolores reumáticos que se agravan por el menor movimiento y el calor, contracciones (sobre todo de los flexores) con retracciones tendinosas, rigidez e inmovilidad, con la consiguiente deformidad, tanto por las contracturas como por las concreciones o nódulos periarticulares. Articulaciones hinchadas, rígidas, dolorosas (con calor local y agravadas por el menor movimiento), que no toleran la presión ni el calor. Dolor e hinchazón en los huesos; o reblandecimiento y supuración óseas. Caries y afecciones esponjosas en los huesos (tibia y tarso sobre todo), que no toleran ni el más leve contacto. Exostosis. Gota. Nódulos gotosos articulares. Promueve la apertura espontánea de abscesos, gotosos (tofos) o no, con gran alivio del dolor. Afecciones reumáticas en sifilíticos. ** 5 Peor: por él movimiento; por el calor; por el contacto y la presión; de mañana (al levantarse), después de mediodía y anochecer (antes de acostarse); sentado, al aire libre; por el frío húmedo. Mejor: por aplicaciones frías locales; por comer manzanas; dentro de la habitación; por presión exterior. Trastornos de un solo lado, especialmente el izquierdo. Periodicidad. ** 6 Secreciones intolerablemente ofensivas. Mal olor, a sucio, de todo el cuerpo. ** 7 Los dolores son desgarrantes, tironeantes o presivos, terminando a menudo en una puntada, y agravándose por el calor y el movimiento. * 8 Sensación de ardor, calor o quemadura, en la boca, garganta, estómago y zonas afectadas. * 9 Agotamiento, como después de un gran esfuerzo. Gran adelgazamiento. Frecuente tendencia a bostezar y desperezarse, por una sensación general de malestar. Sífilis secundaria. 10 En ancianos. En gente de cabello y ojos oscuros.

Deseos y aversiones de GUAIACUM

** 11 Deseo de manzanas y otras frutas. Aversión a la leche.

Sintomas particulares de GUAIACUM

** 12 Cefalea Pulsátil, peor sentado (o mejor) y parado, mejor por la presión y caminando al aire libre. Dolor paroxístico, neurálgico, en el lado izquierdo de la cabeza y cara, extendido al cuello, diariamente, desde las 18 hasta la mañana siguiente. Cefalea presiva o lancinante desde la base del cerebro hacia arriba. Dolores desgarrantes de un solo lado de la cabeza. Pulsaciones y latidos con puntadas en las sienes, con sensación de cabeza hinchada y arterias temporales dístendidas. Sensación de cerebro desprendido y suelto, peor caminando. Sudores en la cabeza y frente cuando camina al aire libre. Dolores desgarrantes en el cuero cabelludo. ** 13 Sensación de ojos salientes e hinchados; los párpados parecen muycortos para cubrir los ojos, o los siente hinchados. Exoftalmía. Midriasis. Amaurosis. Granitos duros perioculares. 14 Otalgias desgarrantes o tironeantes. 15 Dolor en los huesos nasales. Nariz hinchada. Coriza con secreción. * 16 Cara roja, hinchada y dolorida. Dolor en músculos y huesos malares, como si le clavaran cuchillos. Neuralgias faciales, especialmente a la izquierda. Calor en la cara, peor al anochecer. Cara avejentada. * 17 Odontalgias al apretar los dientes; desgarrantes, terminando en puntadas. Lengua con capa blanca espesa o marrón. Aliento fétido después de toser. ** 18 Dolores ardientes en la garganta, con sequedad, enrojecimiento brillante y edema; amígdalas grandes con tendencia a supurar. Garganta dolorosa al tacto. Abscesos ó flemones de amígdalas. Amigdalitis aguda, peor a la derecha, hinchada, rojo oscura, con pinchazos agudos a los oídos al tragar. Garganta seca, no puede tragar sin beber. Difteria. Garganta dolorida en la sífilis. * 19 Sin gusto y sin apetito; aversión a la comida, con expectoración mucosa. Eructos. Hambre exagerada. Náuseas por sensación de garganta llena de mucosidades (Caust). Calambres, dolores y ardor en el estómago. Cada verano tiene una severa gastropatía con vómitos de sangre. Sensación de constricción con ansiedad en el epigastrio que le impide respirar. Vómitos de una masa de flemas acuosas, cada mañana, con gran esfuerzo, quedando agotado. 20 Pinchazos en el vientre, con gran flatulencia acumulada. Sensación de vacío y borborigmos en el vientre. Hernia inguinal. Sacudidas en los músculos abdominales. * 21 Diarrea matinal. Diarrea infantil con adelgazamiento y cara de viejo; heces mucosas y acuosas. Constipación con heces muy fétidas, que se desmenuzan. ** 22 Deseos constantes de orinar (aún después de hacerlo), con orina muy fétida; o deseos ineficaces, con pinchazos en el cuello de la vefiga. Dolor cortante uretral al orinar. Secreción uretral como blenorrágica. Poluciones nocturnas sin sueños. 23 Ovaritis crónica o subaguda en mujeres reumáticas. Amenorrea. Dismenorrea membranosa. Hormigueos como escalofríos, en los senos. ** 24 Espasmos violentos con inflamación en la laringe y tráquea, con ahogos y palpitaciones. Opresión precordial. Tos seca: con falta de aire; mejor expectorando un poco de mucus. Tos con expectoración de pus muy fétido (es imposible tolerar el olor); escupe muchas flemas; hemoptisis; en la tuberculosis en su primera etapa, con fiebre y cara roja. Dolores en el lado izquierdo del tórax, peor al respirar o mover la cabeza. Puntadas continuas en el lado derecho del tórax, terminando en una debajo del omóplato derecho, peor al inspirar. Puntadas por pleuritis en la tercera o cuarta costilla izquierda; dolores en el vértice izquierdo; en tuberculosis con supuración. Pleuresía a repetición. Palpitaciones. Pulso débil, blando y frecuente. ** 25 Dolor en la nuca, con presión en las vértebras cervicales y a los costados, rigidez (por frío) y puntadas frecuentes del lado izquierdo del cuello, extendidas desde los omóplatos al occipital, al moverse o tener quieta la cabeza. Excesiva rigidez reumática extendida desde la nuca al sacro, peor a la izquierda, con intolerable dolor por el menor movimiento. Dolor de contractura entre los omóplatos. Prurito corrosivo en la espalda, de día. Escalofríos en la espalda a la tarde. *** 26 Las extremidades, tanto en sus músculos como en sus articulaciones y en sus huesos, son el principal centro de acción de Guaiacum (ver 4). Dolores reumáticos en los miembros superiores, peor a la iquierda. Puntadas agudas en el hombro y pulgar derechos. Debilidad en los brazos. Manos calientes. Dolores en los muslos y en el féinur, presivos, cuando está sentado; con prurito. Tensión paralítica o debilidad en los muslos, peor a la derecha, al caminar; como si los flexores del muslo estuvieran acortados, peor por el contacto y mejor sentado; contractura en el hueco poplíteo. Ciática, peor por el movimiento y al estirar el miembro; lumbago. Pínchazos en las nalgas, como si estuviera sentado sobre agujas. Dolores que comienzan en la mitad del muslo o en la pierna o pie y van a la rodilla. Dolores en los huesos de las piernas. Dolores de crecimiento (Phos.Ac.). Miembros inferiores agotados. Osteomalacia de la tibia y tarso; estado esponjoso de la tibia; el más leve contacto agrava el dolor. Calambres y contracturas en las piernas, con rigidez e inmovilidad. Dolores desgarrantes, lancinantes y punzantes en las extremidades, de origen gotoso o reumático, con calor de las partes afectadas y agravación por el menor movimiento, seguidos de contracturas, rigidez e inmovilidad; producidos o mejorados por el frío; alternan con disnea. Los miembros se duermen. * 27 Gran somnolencia a la tarde. Se duerme tarde y se despierta temprano. Se despierta asustado frecuentemente, sobre todo al dormirse. Sueño nocturno inquieto; se despierta cansado, como si el sueño fuera insuficiente. Pesadillas cuando duerme de espaldas (Sulph.); se despierta gritando. Sueña con caídas. Al despertar, todo parece apretado o siente como húmeda la ropa. * 28 Escalofrío interno seguido de calor, más en la cara al anochecer, sin sed. Escalofríos aun si está cerca de una estufa. Fiebre ardiente con cara manchada e hinchada y tos seca. Sudores nocturnos ofensivos. Sudores copiosos en regiones aisladas (cara, cuello, brazos, etc.), más en la cabeza, especialmente al caminar al aire libre.