Homeopatía General


HIPPOZAENINUM



(Mallein; Glanderin; Farcin. Es el nosode del Muermo)

Sintomas generales de HIPPOZAENINUM

1 Debilidad, fatiga, deja sus ocupaciones. Postración general con adelgazamiento considerable. ** 2 Equimosis. Linfangitis y adenopatías. Flebitis crónicas. Abscesos de órganos internos.

Sintomas particulares de HIPPOZAENINUM

* 3 Desmayos con cefaleas. Meningitis agudas; purulentas. Abscesos cerebrales. Tubérculos en el periostio craneano, en la duramadre y en el plexo coroideo. Necrosis de los huesos de la cara y del cráneo, sobre todo el frontal. Cabello opaco. 4 Ojos llenos de lágrimas o viscosidades. Midriasis con colapso. 5 Sonidos de tintineo en los oídos. ** 6 Hinchazón y enrojecimiento de la nariz, con dolor. Catarro nasal agudo o crónico, con secreción a menudo de un solo lado; albuminosa, espesa o viscosa, gris o verdosa, o hasta sanguinolenta y fétida, purulenta, acre o corrosiva. Ozena; costras. Nariz y boca ulceradas; úlceras redondas del tabique. Cartílagos nasales expuestos y necrosados, así como el tabique nasal, vómer y paladar. Caries de los huesos nasales. 7 Parotiditis; parótida hinchada e indolora. Glándulas submaxilares y sublinguales hinchadas y dolorosas; a veces se abcedan y se abren hacia afuera. Erisipela flemonosa gangrenosa de la cara. 8 Encías cubiertas por un depósito negro; sangrantes. Le cuesta hablar. Lengua seca, cubierta con una espesa capa negra. Ulceras en la boca. Aliento pútrido. 9 Ulceras en el velo del paladar. Amígdalas muy hinchadas, le cierran la garganta. Faringe roja, hinchada, con equimosis y úlceras fétidas. 10 Sed excesiva, especialmente con la diarrea. Gastritis, con anorexia, indigestión y constipación. 11 Higado muy grande; degeneración grasosa. Hepatitis. Hipertrofia del bazo; absceso. Adenopatías inguinales. 12 Diarrea profusa con agotamiento y caquexia. Constipación. 13 Abscesos en los riñones, tubérculos. Albuminuria. 14 Tubérculos y abscesos en el glande y testículos. 15 Flujo mucoso. Aborto. *** 16 Ronquera. Bronquitis agudas graves, sobre todo en ancianos; cuando la sofocación es inminente por excesiva secreción. Neumonias. Respiración muy ruidosa, como ronquidos o rales, sobre todo en ancianos. Disnea por mucosidades en la tráquea. Tos y disnea. Asma bronquial. Coqueluche. Tos severa con expectoración profusa semejante a la secreción nasal. Tuberculosis pulmonar: disminuye la expectoración y las agravaciones recurrentes. Absceso pulmonar. * 17 Dolor sordo en músculos y articulaciones de los miembros. Dedo lastimado, con el brazo hinchado, con flemones y erisipela, con pústulas y ulceraciones. Coxalgia. Abscesos del psoas y lumbar, y en rodillas. Ulceras antiguas en las piernas. Edemas en los miembros inferiores. 18 Insomnio con gran inquietud. Delirio nocturno. * 19 Escalofrios frecuentes, con fiebre, en abscesos y úlceras. Fiebre en abscesos que aparecen en rápida sucesión. Peste. Escarlatina, con aliento pútrido, amígdalas enormes y mucosidades abundantes. Fiebres pútridas. Septicemia. * 20 Eritemas, erisipela, flemones, abscesos, pústulas y ulceraciones que se extienden a casi toda la superficie de la piel, quedando poca piel libre. Erisipelas malignas, supuradas y destructivas; gangrenosas. Viruela confluente. Ulceras sin tendencia a curar.