Homeopatía General


MEZEREUM



Daphne Mezereum)

Sintomas mentales de MEZEREUM

*** 1 Todas las emociones parecen salir del estómago o sentirse en él; especialmente el miedo, la aprensión, las malas noticias, las sorpresas, y las siente como un vacío; como si esperara una noticia muy desagradable. El miedo parece salir del estómago o del corazón. ** 2 Indiferencia a todo y a todos a su alrededor; le parece que todo está muerto y nada le causa impresión alguna. Mira a través de la ventana por horas sin tener conciencia de lo que pasa a su alrededor. Tiene aversión a hablar, le parece mucho trabajo emitir una palabra. Indeciso. Incapaz de trabajar. Hipopondríaco, melancólico, melancolía religiosa o afecciones mentales religiosas. Gran depresión con llanto. Confusión, como si estuviera intoxicado. * 3 Olvida lo que acaba de oír o decír, o lo que va a decir; no sabe donde está. Todo está confuso. Memoria debilitada. Torpeza mental. Comprensión difícil, se le van las ideas al hablar. * 4 Angustia e inquietud, sobre todo estando solo; desea compañía; no deja de moverse. 5 Reprocha a otros. Peleador. Se ofende fácilmente, se irrita por pequeñeces, pero enseguida lo lamenta.

Sintomas generales de MEZEREUM

*** 6 Afecciones de los huesos, especialmente de los huesos largos, que están inflamados e hinchados, con dolores nocturnos ardientes que van de arriba abajo; a veces después de enfermedades venéreas o por abuso de tratamientos mercuriales. Caries óseas; exóstosis; tumores que se reblandecen de dentro afuera. Sensación de distensión de los huesos. Dolores e inflamación en el periostio de los huesos largos, peor de noche en cama o por el menor contacto o en tiempo húmedo. Fístulas óseas. ** 7 Agravación (o aparición de síntomas): por el frío, por la humedad, por el tiempo frío y húmedo; por cambios bruscos de tiempo; por el calor general o de la cama; al anochecer o de noche; por el aire caliente, en una habitación calurosa, por un baño caliente (erupciones); por el tacto y la presión; por lavarse con agua fría; por el movimiento; por alimentos calientes. Mejor:al aire libre (lo desea). ** 8 Trastornos por erupciones suprimidas (afecciones en ojos, oídos, cabeza, neuralgias, etc.); cuando las erupciones aparecen, mejoran las manifestaciones internas, y viceversa. ** 9 Dolores de varias clases, con escalofríos o estremecimientos y sensibilidad al aire frío. Neuralgias. Dolores ardientes mordientes. Dolores neurálgicos ardientes después de un herpes zoster. 10 Sensaciones: de gran liviandad del cuerpo, de constricción (garganta, estómago, tendones); como si millones de insectos caminaran sobre él; de pesadez e indolencia; de debilidad en las articulaciones; de sacudidas en los tendones; de tensión en los músculos, con sacudidas. 11 Los síntomas van de arriba abajo, de dentro afuera, de derecha a izquierda, o predominan de un solo lado. El cuerpo se inclina hacia adelante al caminar. 12 Adelgazarniento en niños, con vientre voluminoso. Abscesos en partes fibrosas o tendones.

Deseos y aversiones de MEZEREUM

** 13 Deseo de jamón gordo, de grasas, de bebidas frías, de café, de vino. Aversión a la carne.

Sintomas particulares de MEZEREUM

*** 14 Vértigo que lo hace caer a un costado, y ve chispas. Cefaleas violentas que aparecen por la menor vejación o por erupciones suprimidas, generalmente de un solo lado o en las sienes, con gran sensibilidad por el menor contacto en el cuero cabelludo, o con escalofríos y estremecimientos, que a veces cornienza en los senos frontales (con pulsaciones) y que se agrava o aparece por esfuerzos, por hablar mucho, por el menor movimiento, por el calor; a veces con vómitos y desmayos. Dolor en los huesos del cráneo, a veces con caries óseas e hinchazón, y gran sensibilidad hasta del pelo al tacto. La cabeza está cubierta por una costra gruesa, como cuero, blanquecina, y debajo de la cual se acumula pus amarillento o blanco y espeso, irritante, que hace pegotear o apelotonar el cabello, y que, después de un tiempo, se hace fétído; a veces con gusanos. Erupciones en el cuero cabelludo: con prurito, secas o húmedas, con escamas blancas; caspa blanca. Prurito peor de noche; ardiente; peor por el rascado, que lo hace cambiar de sitio. Se duerme la cabeza de un solo lado, peor por un contacto y al anochecer. Caída del cabello a puñados; pelo pegoteado. ** 15 Ojos inflamados, con conjuntivas inyectadas y gran sequedad y presión en los ojos. Fuerte tendencia a parpadear. Sacudidas en los músculos perioculares, especialmente en el párpado superior izquierdo, que a veces se contrae espasmódicamente. Lagrimeo con ardor. Mirada fija, en un punto. Dolor en los ojos, como si fueran muy grandes o como si se los tironearan hacia atrás; a veces son punzantes, y lo obligan a frotarse los ojos; con sensación de frío. Miopía, presbicia. Miosis. Ve chispas. Neuralgia ciliar post operatoria, especialmente por extraer el ojo. ** 16 Otalgias. Erupción húmeda y pruriginosa retroauricular. Hipoacusia o sordera despus de la supresión de una erupción por medios externos, sobre todo del cuero cabelludo. Siente como si los oidos estuvieran muy abiertos y como si el aire penetrara en los conductos auditivos distendiéndolos aun más, o como si el tímpano estuviera expuesto al aire frío, con necesidad de meterse el dedo en el oido. Hipoacusia por vegetaciones adenoideas. * 17 Dolores ardientes en los huesos nasales. Coriza con frecuentes estornudos y secreción líquida, amarillenta, que hace arder el labio superior; con mucosa nasal excoriada e hipoosmia. Sacudidas visibles en la raíz de la nariz. *** 18 Cara gris, terrosa, o pálida, o caliente y roja. Neuralgia facial tan violenta que el paciente no puede lavarse, lo aturde, y se agrava de noche, por el movimiento, al hablar y por el calor de la cama, de la comida o de la habitación y comiendo, y mejora por la presión, por el calor local o de una estufa y estando quieto en una habitación oscura; con lagrimeo y seguida de adormecimiento; generalmente de un solo lado (más el derecho) y que se extiende al oído, ojo, sien, dientes, cuello y hasta el hombro. Tironeos en la mandíbula. Dolores quemantes en los huesos de la cara o en el malar. Sacudidas dolorosas en los músculos de la mejilla derecha. Dolores ardientes después de un herpes zoster facial. Neuralgias por la supresión de una erupción. Forúnculos en la cara. Impétigo. El niño se rasca la cara constantemente, hasta dejar la piel en carne viva y sangrante; la cara está cubierta con una costra que el niño arranca constantemente, formándose grandes pústulas en esas zonas, el líquido que sale es excoriante. Costras peribucales como miel. Erupciones en la cara: costrosas (especialmente en el mentón y alrededor de la boca, amarillentas), rosácea, eczema, excoriantes o pruriginosas peor de noche y por el calor), húmedas; pústulas o vesículas. Erisipela. Labios excoriados y ardientes, aún en las comsuras; hinchados y agrietados; con dolores ardientes al tocarlos. * 19 Dientes con caries que se hacen rápidamente, especialmente de cuello; con dolores de todo tipo, peor de noche, al tocarlos con la lengua y por el movimiento o con los escalofríos al anochecer, mejor con la boca abierta y aspirando aire frío. Sensación de dientes muy largos. Piorrea. Vesículas ardientes en las encías. * 20 Vesículas ardientes en la boca. Lengua hinchada, sale de la boca; en carne viva. Ardor intenso en boca y mejor aspirando aire frío. Lengua saburral de un solo lado. Sialorrea. 21 Faringitis con dolor presivo al tragar: ardores intensos en la garganta, que se extienden al esófago y estómago, mejor aspirando aire frío. * 22 Hambre aumentada a mediodía, o exagerada a la tarde y a la noche; o anorexia. Ardor gástrico, mejor comiendo. Eructos en vacío. Siente las náuseas en la garganta, con sialorrea intensa, estremecimientos y temblores. Violentos vómitos amargos o biliosos (con cefalea ) o de sangre o de color chocolate. Gastralgias ardientes o corrosivas, peor por la presión, mejor bebiendo leche. Gastritis crónica. Ulcera gástrica con muchos ardores. Sensación de calor en el estómago. Contracción del diafragma. 23 Adenopatías con vientre grande, en niños. Abdomen duro y tenso. Puntadas o dolores sordos en la región del bazo. Pesadez, calor y ardor en el vientre. Presión en el anillo inguinal. Tironeo en los ganglios inguinales. Cólicos flatulentos con borborigmos, disnea y escalofríos. * 24 Flatos fétidos, especialmente antes de defecar. Constipación con heces de color marrón oscuro, nudosas, como pelotas duras, con gran esfuerzo. Heces blandas, marrones o verdosas; de olor muy fétido o ácido. Constipación en el puerperio. Diarrea violenta con cólicos intolerables, sobre todo periumbilicales, con tenesmo. Prolapso rectal mientras mueve el vientre o después, con constricción anal. Puntadas en el recto hacia arriba. Dolores desgarrantes, tironeantes o ardientes en el ano, periné y uretra. Cosquilleo anal y escalofríos antes y después de defecar. Prurito anal. * 25 Oliguria, o poliuria con orina pálida. Orina turbia, con sedimento rojizo. Hematuria precedida de dolor como calambre en la vejiga; elimina algunas gotas de sangre después de orinar, o en la última parte de la micción. Hematuria por supresión menstrual. Dolor excoriante en la uretra, o ardor en la parte anterior al terminar de orinar. Blenorragia. * 26 Prurito en el prepucio después de orinar. Dolores lancinantes, desgarrantes o ardientes en el pene y en la punta del glande. Calor e hinchazón del pene. Erecciones violentas con deseo sexual aumentado. Testículos hipertrofiados y dolorosos a la presión. * 27 Flujo crónico, como clara de huevo, muy irritante; con úlcera crónica de cuello. Menstruaciones muy frecuentes y prolongadas; escasas o suprimidas. Diarrea y prolapso rectal en el enbarazo. Oleadas de calor en la menopausia. 28 Ronquera con ardor, sequedad e irritación en la laringe y traquea, que provoca tos, dolor en el pecho y disnea. Tos violenta, seca, con arcadas y vómitos, peor acostado, al anochecer o de noche (hasta medianoche), cuando come o bebe algo caliente (y luego lo vomita) o por cerveza. Coqueluche violenta, con expectoración albuminosa, amarillenta, salada. Deseos de inspirar profundamente. Dolores o puntadas en el tórax al inspirar, especialmente en el lado derecho, con sensación de estrechez o constricción en el tórax, más al agacharse. Dolor excoriante o ardiente en el esternón. Pulso intermitente, o duiro, lleno y tenso. 29 Rigidez dolorosa en los músculos de la nuca y cuello, más en el lado derecho, peor en tiempo húmedo y frío, por el calor de la cama y por el movimiento. Sacudidas dolorosas en los costados del cuello. Dolores musculares en la espalda, con hinchazón y tensión hasta el sacro. Dolor en el coxis por una caída. * 30 Dolor como si tuviera luxado el hombro, mas el derecho; o la muñeca al moverla. Dolor excoriante en la axila derecha. Manos frías; sin fuerza en los dedos, no puede sostener nada. Temblor en la mano derecha. Se le duermen continuamente las manos, pernas y pies. Parálisis de los flexores. Hinchazón y calor en brazo y mano, con sacudidas. Ulceras en las articulaciones de los dedos de las manos. Siente como dislocada la articulación de la cadera derecha al caminar. Pierna cubierta de costras blancas y elevadas. Ulcera de la pierna, sobre la tibia, con intenso prurito alrededor, peor por el calor. Crujido en la rodilla derecha al levantarse a la mañana. Puntadas en los dedos del pie derecho. Dolores en los huesos largos, especialmente en la tivia (sobre todo la izquierda), violentos y ardientes, peor de noche por el calor de la cama y en tiempo húmedo; con periostitis muy dolorosas al menor contacto. Dolor en los huesos del pie al caminar. Necrosis óseas. 31 Somnolencia diurna, con sueño agitado y no reparador de noche. Sacudidas durmiendo. Se despierta a las 2 ó 3 de la madrugada con pesadillas. 32 Escalofríos y frío en todo el cuerpo, sobre todo en manos y pies, aún en una habitación templada, extendiéndose desde los brazos a la espalda y piernas; con sed intensa. Fiebre: intermitente; terciana; inflamatoria; con cefalea, palidez dolor en el bazo (hinchado y duro) y debilidad. *** 33 La piel es el principal campo de acción de mezereum. Prurito y comezon intensísimos, intolerables, aún sin lesión vísible, peor de noche, y que cambian de sitio después de rascarse; se rasca hasta que la piel está en carne viva e hinchada, con gran ardor posterior; peor por el calor de la cama. Erupciones pruriginosas, peor de noche y por el calor, sobre todo del fuego. Erupciones vesiculosas con costras blanquecinas espesas, como tiza, especialmente en el cuero cabelludo (ver 14), bajo las cuales se acumula pus blanco o amarillento, fétido e irritante, que surge a los costados de las costras al presionarlas. Costras húmedas. Eczema impetiginizado en la cara (ver 18). Herpes zoster. Ul1ceraciones con costras gruesas, amarillas o blanquecinas, con pus espeso y amarillento debajo; con ardores o dolores excoriantes; rodeadas de vesículas ardientes como fuego y muy pruriginosas, rodeadas a su vez cada una de una aréola rojo brillante; las úlceras duelen y sangran al despegar la ropa. Forúnculos. Manchas hepáticas. Descamación de la piel, que es sensible al tacto. Ardor en la piel por los sudores. Eczema con prurito intolerable. Costras blancas y gruesas. Prurito en ancianos. COMPLEMENTARIOS: Sulphur Sypilinum.