Homeopatía General


OPIUM



(Opio Papaver Somniferum Adormidera o Amapola)

Sintomas mentales de OPIUM

*** 1 Todos los trastornos de Opium se acompañan de gran sopor o un sueño muy profundo; el paciente no siente el dolor, no sufre nada, no se queja de nada ni desea nada; hay una anestesia en la piel y una verdadera analgesia en los órganos internos. Hay grados de obnubilación intelectual, que puede, en sus menores expresiones, manifestarse en un estado de beatitud o de tranquilidad, serenidad y calma o de contento (con olvido de todos sus males y dolores) o de alegre exaltación o felicidad, pero como si estuviera en un sueño, acompañado de una lentitud mental. En un grado algo mayor, hay una indiferencia a todo, pero en especial a todo lo que signifique alegría o placer y también al sufrimiento; esta indiferencia puede evidenciarse sobre todo durante los escalofríos y la fiebre, y en la epilepsia. Al acentuarse la indiferencia, da paso a un estado de estupefacción como si estuviera intoxicado, del que sale con dificultad, apareciendo especialmente entre las convulsiones o al despertar. Estupor apoplético; con la mandíbula colgante; estupor en menstruaciones suprimidas por un susto. En el grado más profundo de la obnubilación, aparece la inconsciencia total o coma, aunque a veces todavía contesta bien cuando le hablan, pero recae enseguida en la inconsciencia; aparece sobre todo después de una convulsión o durante la fiebre o en la apoplejía o en la uremia o después de ua emoción, y se acompaña de una respiración estertorosa, cara rojo oscura con sudores calientes y mandíbula colgante, con incontinencia de esfínteres. "Los efectos de una dosis tóxica de opio apenas puede diferenciarse de un ataque apoplético" (Clarke), en que es, junto a Arnica, el principal medicamento; apoplejía por hemorragia cerebral en hipertensos y bebedores. *** 2 Delirio es un hecho predominante en Opium y es, según los casos, rabioso o violento, maníaco, ansioso, a menudo locuaz (y no se le entiende) o murmurante, y responde correctamente cuando le hablan, pero recae enseguida en su delirio; se acompaña de cara roja con somnolencia o sopor. En su delirio, a veces hace cosas absurdas como rodar o dar vueltas por el piso o mostrarse impúdico o cantar monotamente o ser muy desconfiado. Es, además, uno de los más importantes medicamentos del delirium tremens, sobre todo en personas ancianas y delgadas, y que aparece aun por pequeñas cantidades de alcohol, con profundo sopor y fuertes royiquidos. Las alucinaciones e ilusiones son de tipo muy variado: ve animales (ratas, escorpiones, etc.); ve caras horribles o muequeantes, personas máscaras, fantasmas o espectros, diablos, etc.; cree que es un criminal y que debe ser ejecutado, o cree que la gente quiere ejecutarlo o que está por ser herido o asesinado, o que está muerto; que su cuerpo está agrandado o es más liviano que el aire; que está fuera de casa y debe volver a ella; que está embarazada; del olfato y del tacto. *** 3 Tiene un importante significado como medicamento, en ocasiones insustituible, en trastornos de origen emocional: por susto, en especial por ver un accidente; por ira, con ansiedad o con susto; por decepciones o frustraciones; por pasar verguenza; por reproches; por miedo, pena o mortificación y por sorpresas agradables o alegrías repentinas. ** 4 Es mentiroso, falso, insincero; nunca dice la verdad o no sabe lo que dice. ** 5 Puede verse, en contraposición al estupor o sueño profundo (ver 1) etados de gran claridad mental, con abundancia de ideas, sobre todo de noche (con insomnio); comprensión fácil, memoria activa; audacia o coraje. O bien alegría (más con la fiebre) alternando con pena, o serenidad alternando con ira, o es cobarde, indeciso. Memoria escasa para lo que ha leído o para las palabras, o no reconoce a sus allegados. Imbecilidad. * 6 Miedo que aparece en la diarrea o en el parto o en cualquier ocasión y sin motivo aparente, generalmente a morir, y que se acompaña de palpitaciones, sobresaltos o temblores, o de retención de orina. * 7 Durante el sueño: se queja, se sobresalta, habla, llora y, más que nada, camina dormido (es uno de los principales medicamentos en el sonambulismo, o el más importante). * 8 Es hipersensible al más leve ruido, se sobresalta. Grita durante las convulsiones o antes. Canta durante la fiebre. Habla confusamente o pasando de un tema a otro rápidamente. O llora y solloza ruidosa y fácilmente, sobre todo durante la sudoración. * 9 Piensa continuamente que no está en su casa, y tiene deseos de irse a ella, pero durante la fiebre, con deseos de escapar; salta de la cama. Pellizca la ropa de la cama (carfología), durante el sueño o con la fiebre. 10 Fantasias muy agradables; eróticas, con impotencia; le impiden dormir. 11 Otros síntomas mentales: Tristeza Rabia que se renueva cada vez que lo tocan Angustia con opresión Contesta incorrectamente Aturdido cuando lee Amenaza de aborto por miedo Es duro, inexorable Laborioso, trabajador Se reprocha.

Sintomas generales de OPIUM

*** 12 La gran característica general de Opium es la ausencia de reacción o de inactividad, que se manifiesta, por un lado, en el sopor, la insensibilidad y la inconsciencia (ver 1) y, por otra parte, en una falta de reacción vital con desaparición de la susceptibilidad a los medicamentos que, aunque bien elegidos, no producen cambio ninguno. Es uno de los más destacados medicamentos a los cuales recurrir intercurrentemente en esa situación (Carbo Veg.). Dentro del concepto de ausencia de reacción, se expresa también en la inercia o inactividad de ciertos órganos (tubo digestivo, recto, vejiga, músculos de las extremidades, cerebro, etc.). Ausencia de dolor en trastornos habitualmente dolorosos. *** 13 El paciente de Opium, se presenta en la mayoría de los casos (no siempre) a la observación con un cuadro característico: somnoliento, obnubilado o inconsciente (ver 1), con respiración estertorosa (ver 32), cara roja oscura abotagado y tumefacto (cubierta de sudores calientes) y con la mandíbula colgante (ver 23), ojos inyectados (a veces semiabiertos) con pupilas insensibles y en miosis puntiforme (ver 21) y la piel cubierta de sudores calientes. ** 14 Convulsiones, especialmente en niños o bebés, por llorar, después de un susto de la nodriza o madre que lo amamanta, por un susto del niño o por una excitación o en el puerperio; por supresión de exantemas agudos; sobre todo al anochecer y de noche durmiendo; precedidas y acompañadas de gritos agudos, ojos vueltos hacia arriba y semiabiertos, violentos movimientos en las extremidades, caída hacia atrás, puños cerrados y espuma bucal, a veces con incontinencia de esfínteres; con inconsciencia total; seguídas de profunda somnolencia con respiración estertorosa que puede persistir hasta el siguiente ataque. Convulsiones peor por la luz. Tétanos con opistótonos, trismo y espasmos repentinos y violentos que comienzan con agudos gritos. Temblores en todo el cuerpo, con sacudidas y frío generalizado. ** 15 Siente la cama tan caliente que no puede estar acostado en ella, se mueve a menudo buscando un sitio fresco; necesita estar destapado. * 16 Especialmente adaptado para niños y ancianos; en enfermedades de la primera y segunda infancia; personas de cabello claro, músculos relajados o laxos. Vejez prematura. Niños atróficos con piel arrugada, que parecen viejitos resecos. Adelgazamiento general. Toxicosis del bebé. Edemas generalizados. * 17 Agravación o aparición de síntomas: durante el sueño y después; por el calor y cuando se acalora; durante la transpiración; por estimulantes; por ansiedad, miedo o reproches (ver 3); cuando respira; por el movimiento; por el tacto; en el embarazo; por bebidas alcohólicas, por el coñac. Mejor: por el frío, por el aire frío y las bebidas frías; por caminar constantemente. * 18 Trastornos por gases del carbón de leña, por el gas de cocina, por bebidas alcohólicas. Casos antiguos de saturnismo. "Cuando los síntomas corresponden, las potencias de Opium pueden antidotar los malos efectos de la drogadicción por opio" (Allen) o sus derivados. En vómitos por opio, dar Chamomilla; en diarrea por opio, Pulsatilla.

Deseos y aversiones de OPIUM

* 19 Deseo de: bebidas alcohólicas, cerveza, coñac, whisky; de pan y dulces. Aversión a la carne y al tabaco.

Sintomas particulares de OPIUM

** 20 Vértigo después de un susto o al sentarse en la cama; debe volver a acostarse. Aturdimiento y gran pesadez cefálica peor en el occipucio, con vértigos, por dormir. Ataques apopléticos (ver l). Congestión cerebral con intensos latidos. Siente como si tuviera un gran hueco en la cabeza, lleno cae abejas. Dolor frontal derecho al leer o mover los ojos. Sudores fríos en la frente. ** 21 Ptosis de párpados. Sensación de que tiene los ojos muy grandes. Ojos fijos, vidriosos, a medio cerrar, prominentes o vueltos hacia arriba. Mirada fija. Ojos rojos, inyectados, inflamados. Sacudidas en los párpados. Edema de párpados inferiores. Pupilas insensibles a la luz, inmóviles, dilatadas o muy contraidas, como un punto. Visión turbia, como si tuviera humo. Ve chispas o destellos. 22 Zumbidos o repiqueteo en los oídos, u oye como bramidos del mar. *** 23 Cara congestionada, abotagado, de color rojo intenso o rojo oscuro, caliente, cubierta de sudores calientes, con extremidades frías; o pálida, terrosa, con ojeras y manchas rojas en las mejillas; o marrón, púrpura o cianótica; alterna palidez y rubor. Cara roja durante las convulsiones y cefaleas. Venas hinchadas en cara y cabeza. Relajación de los músculos faciales, la mandíbula y el labio inferior cuelgan. Contracciones fibrilares en los músculos de la cara, sobre todo en las comisuras labiales. Trismo. Rasgos distorsionados, boca desfigurada. Labios hinchados. Expresión atontada; avejentado; somnolienta. * 24 Dientes flojos. Boca seca con sed violenta; o sialorrea. Ulceras en la boca y lengua. Lengua de color púrpura, blanca o negra. Parálisis de la lengua,con gran dificultad para articular las palabras, debe hacer un gran esfuerzo para hablar en voz alta; la lengua está desviada a la derecha o a la izquierda. Gusto amargo o ácido. 25 Garganta seca. Hinchazón y movimientos en la garganta, con sensación de estrangulación. Incapacidad para tragar. * 26 Anorexia, o ataques de bulimia con falta de apetito y aversión a todo alimento. Sed ardiente. Digestión lenta y débil. Náuseas con arcadas y vómitos; a veces con violentas gastralgias. Vómitos: de sangre, verdosos, de materias fecales, biliosos, ácidos. Presión y pesadez en el estómago; con angustia. Epigastrio hinchado y sensible. * 27 Abdomen duro y distendido; timpanismo; flatulencia con borborigmos. Cólico saturnino. Hernia inguinal estrangulada. Los intestinos son tan perezosos o inactivos que aún los más poderosos purgantes no actúan; no tienen fuerza para expulsar su contenido. Peso como una lápida en el vientre; pulsaciones, presión. Tensión en el hipogastrio, con dolor al tocar. Dolores en el vientre, como si los intestinos hubieran sido cortados en pedazos. *** 28 Constipación por atonía intestinal y, sobre todo, por inactividad total o inercia del recto, a veces de antigua data con gran acumulación de heces; no siente ningún deseo de evacuar, y las heces, que son como escíbalos, duros, redondos y negros, sólo pueden ser expulsados con un enema; como no hay poder de expulsión en la musculatura rectal, los esfuerzos hechos con los músculos abdominales sólo consiguen hacer asomar las heces, que enseguida retroceden. Puede haber retención espasmódica de las heces en el intestino. Es uno de los medicamentos de más importancia en la constipación, especialmente en niños, en mujeres de buen carácter y corpulentas; en el saturnismo. Heces involuntarias, encopresis, especialmente después de un susto; con heces negras y fétidas; por parálisis del esfínter. Diarrea líquida, espumosa, blanquecina, con ardor anal y violento tenesmo. Diarrea infantil con estupor, respiración estertorosa y convulsiones. Ano contraído espasmódicamente durante el cólico. Alterna diarrea y constipación. * 29 Retención de orina dolorosa, con vejiga llena, después de un susto, en el niño amamantado después de un acceso de ira de la madre, después del parto; por espasmo del esfínter o por inactividad o parálisis vesical; por abuso de tabaco, en los estados febriles o agudos. No siente que la vejiga está llena, no le incomoda. Constricción espasmódica de la uretra, con orina sanguinolenta. Orina marrón oscura, con sedimento como polvo de ladrillo. 30 Deseo sexual incrementado en el hombre, con frecuentes erecciones y poluciones. 0 deseos disminuidos, con impotencia. * 31 Gran excitación sexual en la mujer, con deseos y orgasmos involuntarios; o total ausencia de deseos. Prolapso uterino por susto. Dolores uterinos como de parto, con deseos de mover el vientre, mejor doblándose y por el calor; tironeos hacia abajo. Menstruaciones irregulares, profusas, con violentos dolores que la hacen doblarse. Amenorrea por susto. Flujo fétido, mucoso. Dolores de parto falsos o espasmódicos o débiles. Convulsiones durante o después del parto (eclampsia puerperal), con pérdida de conocimiento y con sopor o coma entre los accesos. Movimientos muy violentos del feto. *** 32 Afonía después de un susto. Tos seca, violenta, hueca, espasmódica, peor de noche, después de descansar, o al tragar o al suspirar, por cosquilleo laríngeo, a veces con sudores copiosos en todo el cuerpo, o con apnea y cianosis; mejor bebiendo agua fría; o con expectoración mucosa espesa o sanguinolenta. Su gran característica es una respiración estertorosa, ruidosa y persistente que acompaña a todos los trastornos agudos de Opium, especialmente si simultáneamente hay sopor o inconsciencia. Respiración profunda; desigual; difícil, lenta (peor durmiendo o en las convulsiones), intermitente, suspirosa, con ronquidos (peor durante los escalofríos y la fiebre). Se ahoga apenas se duerme, se despierta sobresaltado. Asma espasmódico. Neumonía; en ancianos, niños y alcoholistas. Dolores en los costados del tórax durante la inspiración. Constricción o calor y ardor en el tórax. * 33 Ardor o dolor precordial, con gran ansiedad. Palpitaciones por hechos alarmantes, sustos, penas, mortificación; con ansiedad. Latidos arteriales intensos y venas dilatadas en el cuello. Pulso lleno y lento; rápido; duro; irregular; imperceptible. ** 34 Opistótonos. Temblores en las extremidades, peor en brazos y manos, después de un susto o como si estuviera asustado. Sacudidas espasmódicas y adormecimiento en brazos y piernas. Frío en los miembros; sabañones en manos y pies. Venas hinchados en las manos. Pesadez e hinchazón en los pies. Parálisis post apopléjica; hemiplejia preferentemente derecha; parálisis en los miembros superiores o inferiores; indoloras. Corea. Movimientos convulsivos en las extremidades; sacudidas. *** 35 Sueño letárgico o comatoso (ver 1), con intensos ronquidos o respiración estertorosa; sueño muy profundo durante los escalofríos y la fiebre, que no lo descansa; peor entre las convulsiones. Coma vigil; sueño incompleto, no puede despertarse. Tiene sueño, pero no se puede dormir. Se duerme durante la fiebre. Sueño inquieto con sueños ansiosos. Insomnio con gran hiperacusia; el tic tac del reloj o cualquier ruido, aún mínimo (hasta el canto de un gallo) lo mantienen despierto; con inquietud ansiosa, da muchas vueltas en la cama. Fuertes sacudidas durmiendo, o carfología (ver 9). Sueños fantásticos, agradables; eróticos. *** 36 Frío general. Escalofríos. Fiebre, intermitente o no, comenzando con escalofríos seguidos de calor ardiente en todo el cuerpo, con sed, sopor, cara rojo oscura, ronquidos o respiración estertorosa, y profusos sudores calientes predominando en la mitad superior del cuerpo con extremidades inferiores frías, o calientes y secas (en la mitad inferior del cuerpo); quiere estar destapado. El cuerpo arde aunque esté bañado en sudor. 37 Piel pálida, arrugada, en niños con aspecto de viejos. Piel caliente (ver 36). Piel azulada, con manchas azules; roja con prurito continuo. Eritema escarlatiniforme. Descamación furfurácea.