Homeopatía General


PETROSELINUM



(P. Sativum Perejil)

Sintomas particulares de PETROSELINUM

1 Ceguera de noche, con ojos hinchados. 2 Oye campanas, timbres o cantos. 3 Está sedíento o hambriento, pero apenas comienza a beber o comer, desaparece toda esa necesidad. Eructos, náuseas, vómitos, cólicos. Gastralgias en sacudidas. * 4 Diarrea crónica; heces blanquecinas, como masilla. Intenso prurito en las hemorroides. *** 5 Los síntomas urinarios son predominantes y característicos. Hay una brusca necesidad de orinar y, si no se apura, se orina; con sensación de prurito y hormigueo en la fosa navicular, o con un cosquilleo voluptuoso. Si el deseo de orinar no es satisfecho de inmediato, el niño salta de un lado a otro con dolor. Intenso dolor, ardor y cosquilleo desde el periné a toda la uretra mientras orina; o ardor en la fosa navicular. Disuria; goteo después de orinar. Cistitis; uretritis; estrechez uretral. Blenorragia aguda o crónica, con deseos bruscos de orinar e intenso prurito o comezón en la uretra (necesita frotársela con algo áspero para aliviarse); con dolor en la raíz del pene o cuello de vejiga; meato uretral pegado; la secreción es abundante, amarillenta, lechosa o blanca, espesa o mucosa. 6 Priapismo, sin curvatura del pene. Poluciones copiosas a la madrugada. 7 Sacudidas o sensación de burbujeo en los músculos de la espalda y miembros superiores. 8 Se duerme tarde, con sueños ansiosos. * 9 Paludismo a forma cotidiana, con marcada regularidad. Fiebres intermitentes, con problemas abdominales. Fiebre con inflamaciones crónicas o traumáticas de la uretra. Accesos de fiebre en relación con una infección urinaria.