Homeopatía General


RADIX ANGELICAE SINENSIS



RAJANIA SUBSAMARATA (Amplypterigium Adstringes) Patogenesia efectuada por M.M.De Legarreta, en méjico, en 1894.

Sintomas mentales de RADIX ANGELICAE SINENSIS

* 1 Indiferente a todo lo que sucede a su alrededor, aturdido, atontado, con la mirada fija, o cierra los ojos. Si lo interrogan, demora largo tiempo en volver en sí, se estremece y recae nuevamente en su inercia, o insulta, o canta cantos obscenos o religioso, según su educación y moral. Este cuadro se presenta especialmente en procesos febriles. * 2 Pérdida del sentido de identidad. 3 Refunfuña o murmura en su delirio, llora y suspira, y habla incoherentemente. Accesos de exaltación, furia y lascivia.

Sintomas generales de RADIX ANGELICAE SINENSIS

* 4 Postracíón con músculos relajados; se desliza y hunde en la cama, sin fuerzas ni para hablar; con mandíbula colgante. 5 Peor: por el movimiento; por hablar. Mlejor: por el fresco; por descargas.

Sintomas particulares de RADIX ANGELICAE SINENSIS

* 6 Cefalea intensa, como si le clavaran un clavo. Cefalea persistente acompañada de lamentos angustiosos. * 7 Mirada confusa; ojos inyectados, primero brillantes, luego opacos, como cubiertos por una película de goma o lágrimas, que son ardientes y corrosivas. Pupilas contraídas, insensibles. Párpados pesados, tensos; las pestañas se pegotean entre sí. * 8 Sensación de oído tapado, como lleno de tierra; a veces, secreción catarral. Sensible a los sonidos agudos. Oye sonidos muy lejanos, como una lluvia distante. Zumbidos, seguidos de sordera. 9 Nariz seca. Epistaxis leve, que lo mejora; o intensa, que lo agota. Pelos dentro de la nariz duros. * 10 Cara aturdida; hipocrática, cadavéríca, terrosa, sucia, húmeda. Boca abierta, mandíbula colgante. A veces leve trismo. Labios hinchados. ** 11 Lengua fisurada, agrietada, con raya negra en el medio y bordes rojos y excoriados. Aftas y ulceraciones que sangran a veces, en la punta de la lengua. Saliva espesa, oscura, como la de un mascador de tabaco. Aliento fétido, pútrido, repugnante. Dientes manchados o empacados, con depósitos amarillentos, luego marrones, que se vuelven a formar a pesar del cepillado. * 12 Garganta seca, con necesidad de líquido para poder tragar. Los alimentos fríos bajan mejor que los calientes. hinchazón en cuello y parótidas. Paresia del esófago, con disfagia. 13 Hipo, náuseas, vómitos. * 14 Borborigmos, flatulencia. Gorgoteo en la fosa ilíaca derecha, con dolor en el punto de Mac Burney. Hipogastrio dolorido, especialmente al hablar. Abdomen muy retraido, hundido, cuando el paciente está peor. * 15 Diarrea con heces mucopurulentas, estriadas de sangre y muy fétidas. Constipación, seguida de diarrea. 16 Pene y escroto flojos, laxos, con sudores fétidos con olor a queso rancio. * 17 Las menstruaciones la mejoran. Menstruaciones negruzcas, irritantes, con olor repugnante, amargo. Flujo copioso, pegajoso, produciendo insensibilidad vaginal. Labios mayores excoriados. 18 Respiración débil o imperceptible; angustiosa, jadeante. * 19 Latidos cardíacos irregulares; estando acostado, oye los latidos como si el corazón estuviera en la almohada. Palpitaciones y dolores precordiales difusos. Hipotensión arterial. Pulso filiforme, débil. Taquicardia moderada. * 20 Miembros temblorosos y flojos, con convulsiones. Extremidades frías y cianóticas. Movimientos continuos e involuntarios de las manos, como si quisiera agarrar partículas en el aire. ** 21 Fiebre alta, entre 39,5º y 40º ó 41º, con gran agotamiento y otros síntomas (ver 1, 2, 3, 4, 6, 7, 8, 10, 11; 19 y 20). Enfermedades eruptivas, infecciosas; septicemias. Sudores viscosos. * 22 Piel áspera; de color terroso; con petequias en el tórax, vientre y cara interna de los brazos. Placas de gangrena en las úlceras de decúbito. Abscesos; granos. Antrax doloroso. Ulcera gangrenosa con secreción fétida y estriada de sangre.