Homeopatía General


SILICA MARINA



(Arena del Mar)

Sintomas generales de SILICA MARINA

* 1 Está indicado en los casos en que aparecen síntomas de Natrum Muriaticum en un paciente Silicea. * 2 Adenopatías con supuración.

Sintomas particulares de SILICA MARINA

3 Blenorragia crónica; con estrecheces. * 4 Constipación, aún en los casos más severos. W.B.Clarke daba la arena directamente, en Cápsulas o por cucharaditas de las de té, una vez por día, hasta obtener la normalización. SILICEA (Sílice. Pedernal)

Sintomas mentales de SILICA MARINA

*** 1 Esencial y básicamente, Silicea carece de confianza en sí mismo, es profundamente inseguro, lo que, por lógica consecuencia, lo convierte en un ser pusilánime, apocado, cobarde, dócil, flojo, complaciente o condescendiente y sumiso. Kent ha descripto magníficamente este estado mental: "Al paciente le falta fuerza, firmeza, entereza. Lo que Silicea es para el tallo del cereal en el campo (que lo mantiene enhiesto), es para la mente humana". "Cuando la mente necesita Silicea, está en un estado de debilidad, desconcierto, miedo, un estado de sometimiento". Ese estado se evidencia principalmente por una gran timidez, especialmente de aparecer en público, de enfrentar a la gente. Siente un profundo temor al fracaso, lo que, sumado a su indecisión, ambos aspectos evidentes de su íntima inseguridad, le impiden emprender ninguna actividad, y le ocasionan una marcada ansiedad por el futuro. Esta conducta no deja de afectarlo, porque se da perfecta cuenta de las limitaciones que le trae, y hace que tenga remordimientos y se reproche a sí mismo, sintiéndose culpable. Así también, su inseguridad hace que viva muy traumáticamente la anticipación ante la perspectiva, inmediata o alejada, de cualquier acontecimiento que le exija aptitudes que él no cree tener o decisiones que él no cree poder tomar o actitudes que él no piensa que pueda asumir. Y también la avaricia muy marcada de Silicea es una exteriorización más de su inseguridad, que le hace acumular valores materiales en exceso, aún en desmedro de sí mismo, porque esa acumulación visible representa para él la seguridad palpable, exterior, que él siente que no tiene en su interior. ** 2 Posiblemente en un intento inconsciente de superar su inseguridad no tolera el consuelo, porque tal vez lo haga sentirse más inferiorizado, como si creyera que la aceptación de palabras de consuelo fuera un signo de debilidad. El consuelo lo agrava y, si llora, lo hace llorar más y lo irrita. Por el mismo motivo, y siempre girando alrededor de su sentimiento de inferioridad o inseguridad, la contradicción le es insoportable, no la tolera. Es habitualmente impaciente, malhumorado, obstinado y se ofende fácilmente. Su irritabilidad se acentúa después del coito. Niños tercos, testarudos, atravesados, malhumorados, y que lloran cuando se les habla suavemente; no toleran que los toquen. Puede, por el contrario ser suave o dulce. ** 3 Los alfileres, agujas, espinas y todo objeto puntiagudo constituyen una verdadera obsesión para él, y tiene alucinaciones sobre alfileres, ve agujas, les tiene terror, o cuenta cuidadosamente los alfileres o los busca. A menudo no come pescado por temor a clavarse una espina. No tolera ver puntas de acero dirigidas hacia ella. Curiosamente, cabe mencionar la notable capacidad de Silicea para eliminar agujas clavadas en los tejidos o espinas de pescado. ** 4 "Tiene sobresaltos fáciles, especialmente por ruidos, por sustos, al dormirse o al tocarlo. Se asusta fácilmente. Trastornos por sustos. ** 5 Intelectualmente, tiene dificultad para concentrarse, pensar y comprender, especialmente por esfuerzos mentales sostenidos o prolongados, que lo agravan, y su memoria es escasa, sobre todo para el trabajo mental, razones ambas por las cuales siente aversión a todo trabajo de este tipo, que lo cansa. Está abombado, aturdído, más aún después de mediodía, o cuando escribe o por esfuerzos mentales, y en niños. Rechaza leer porque lo deja postrado mentalmente. Puede llegar así a una verdadera confusión mental, que puede ser provocada o acentuada por esfuerzos mentales o por una simple conversación, o aparecer después de comer o al despertar; parece como si estuviera intoxicado. Inconsciencia después de tomar frío; conducta automática. Imbecibilidad. Ausente. ** 6 Es sumamente concienzudo, escrupuloso, puntilloso, en lo que hace; aunque sean cosas sin importancia. ** 7 Ansiedad durante la menstruacion, por ruidos, por cosas sin importancia, o estando acostado. Ansiedad de conciencia. Inquietud ansiosa interior; peor estando sentado o al despertar. Miedo a la oscuridad, a los ladrones, a las tormentas, a trabajar; al despertar. * 8 Durante el sueño: habla, llora, rie y hasta camina. Sonambulismo, especialmente en luna nueva y llena. * 9 Gran hipersensibilidad a los ruidos, aún al más leve, y a las voces. Es muy sensible, llora fácilmente. * 10 Depresión nerviosa marcada después de un trabajo en un sitio cerrado. Está agotado y descorazonado, descontento. Cansado de la vida, con deseos de morir; tendencia al suicidio ahogándose o tirándose desde una altura, peor durante la menstruación o con la sudoración. Tristeza durante la fiebre. Nostalgias. Indolencia. Indiferencia. * 11 Mentalmente, está peor por excesos sexuales, durante las tormentas y por la conversación. 12 Otras características mentales: lascivia; cree estar en dos lugares al mismo tiempo; ve visiones.

Sintomas generales de SILICA MARINA

*** 13 Es uno de los principales remedios de la supuración, junto con Hepar Sulphúr. Supuracíones crónicas, descargas purulentas de las mucosas, procesos fistulosos con orificios indurados. Caries óseas. Procesos supurados agudos, abscesos (ver Particulares); reduce la excesiva supuración y resuelve las índuraciones que quedan después de una supuración. Abscesos en cicatrices antiguas (especialmente en la región cervical). Abscesos agudos por cierre transitorio de fístulas. Las heridas tardan en curar. *** 14 Promueve la expulsión de cuerpos extraños introducidos en el organismo (proyectiles, agujas, espinas, secuestros, etc.), produciendo una supuración a su alrededor y su posterior eliminacion. Heridas por astillas. *** 15 Peor por el frío, por aire frío; por enfriarse una parte del cuerpo, especialmente la cabeza y los pies, o por sacar las manos fuera de las cobijas; peor por tocar cosas frías. De la misma manera y con el mismo significado, está peor cuando se destapa una parte del cuerpo o cuando se desviste, es decir, cuando entra su piel en contacto con el aire; hay una aversion al aire libre que lo agrava, así como las corrientes de aire. Peor entrando a un lugar frío, por el frío seco o húmedo, por el viento frío, por temperaturas extremas, por acalorarse. Tendencia a tomar frío, a resfríarse. Siempre está achuchado, muy friolento, hay una verdadera falta de calor vital. Lógicamente, el calor de la cama y de la estufa lo mejoran, no así el calor húmedo, que lo agrava. *** 16 Trastornos que aparecen después (o desde) de la supresión de sudores, especialmente de los pies; de secreciones y de erupciones. *** 17 Trastornos después de la vacunación, especialmente antivariólica (Thuya). ** 18 Trastornos que aparecen o se agravan durante la luna nueva y la luna llena, sobre todo la epilepsia y el sonambulismo. "La mayoría de los síntomas de Silicea ocurren con luna nueva" (Tyler). ** 19 Peor: por cambios de tiempo; antes y durante las tormentas; después de viajar en auto o tren; durante la menstruación; por mojarse los pies; caminando rápido; por hambre; por el movimiento (con aversión al movimiento); después del coito (y se siente dolorido); por excesos sexuales; por la presión y el tacto. Lateralidad izquierda de los síntomas. ** 20 "Niños raquíticos con cabeza grande, suturas y fontanelas abiertas; sudores profusos en la cabeza, que debe mantenerse abrigada; vientre abultado, tobillos débiles; tardan en aprender a caminar" (Allen). Niños flacos con vientre abultado, con sed, anorexia y constipación. Constituciones que sufren de una nutrición deficiente, no porque les falte alimento en cantidad y calidad, sino por una asimilación imperfecta. Personas de tipo delicado, de piel fina y seca, pálidos, débiles, con músculos fláccidos. Gente delgada o adelgazada. Enanismo. En mineros o picapedreros con trastornos pulmonares y pérdida total de fuerzas. ** 21 Tiene la sensación de tener un pelo sobre todo en la lengua y en la garganta. Sensación de que la cama es dura. Sensación de tener una banda o vendaje. ** 22 Convulsones epilépticas, con aura como frío en el lado izquierdo del cuerpo, o como si corriera un ratón o saliendo del plexo solar, especialmente de noche o durmiendo, en niños, después de una vacunación o de la supresión de los sudores de los pies. Desmayos por tomar frío. Corea. * 23 Debilidad por diarrea, por poluciones nocturnas, después del coito y por caminar al aire libre. Gran cansancio, necesita estar acostado. * 24 Es un medicamento muy profundo de alteraciones de tejidos: en el cáncer y escirros; exóstosis; en las fracturas que consolidan muy lentamente; osteomalacia; pólipos; fibromas; induraciones. Es un medicamento de la sycosis y de la sífilis. Adenopatías.

Deseos y aversiones de SILICA MARINA

* 25 Deseo: de alimentos fríos; de leche; de pan. ** 26 Aversión a los alimentos calientes; a la leche, especialmente a la leche materna; a la carne; a los salados.

Sintomas particulares de SILICA MARINA

** 27 Cabeza grande con fontanelas abiertas y que cierran tardíamente. Caries en los huesos del cráneo. Céfalohematoma. Hidrocelalia. Le cuesta sostener la cabeza. Adenopatías en la cabeza. Erupciones y ulceraciones en la región occipital, con prurito; muy sensibles a la presión, tacto y acostado sobre ellas, mejor abrigándose la cabeza. Prurito violento en el cuero cabelludo. Caída de cabello; calvicie en gente joven. Apoplejía. Cabeza sensible a las corrientes de aire, al aire frío, a cepillarse el cabello, al contacto y a la presión del sombrero; peor destapándose la cabeza, al anochecer y acostado del lado dolorido. Calor en la cabeza después de los escalofríos. Pesadez frontal. Pulsaciones en el vértex, mejor echando la cabeza hacia atrás. Vértigo intenso, peor o aparece a la mañana, al levantar la mirada, viajando en un vehículo, al agacharse, por emociones, al cerrar los ojos o acostado sobre el lado izquierdo; parece venir desde la espalda hacia la nuca y cabeza, y se acompaña de náuseas y arcadas; con tendencia a caer hacia adelante o atrás; está obligado a caminar hacia la derecha o a sentarse. Cefaleas crónicas, violentas, martilleantes, periódicas o semanales; que aparecen o se agravan: por el aire frío, por corrientes de aire, por enfriarse (especialmente los pies o la cabeza), al subir escaleras, por el coito, por la lúz del dia, por cualquier sacudída, por esfuerzos mentales, despues de viajar en un vehículo, al levantarve de estar acostado, después de excesos sexuales, por esforzar los ojos o al moverlos, por acalorarse, por hablar o escribir de noche, al agacharse o por ruidos o antes de una tormenta o en Invierno; mejoran: por el calor o por aplicaciones calientes o abrigándose mucho la cabeza, o atándose apretadamente la cabeza, al cerrar los ojos, acostado en una habitación oscura o por una micción copiosa. Cefalea que comienza en la nuca, irradiando a la región occipital y al vértex, para fijarse sobre un ojo, especialmente el derecho; crónica y que aparece "desde alguna severa enfermedad de la juventud" (Allen); con las modalidades ya mencionadas. Cefaleas en estallido en el vértex, mejor atándose la cabeza. Cefalea en el entrecejo por sinusitis frontal, con coriza crónico. Movimientos dentro de la cabeza, como si hubiera algo vivo. Sudores copiosos y agrios en la cabeza, al dormirse o durmiendo, que van hacia la nuca; sudores solo en la cabeza. Meningitis tuberculosa. ** 28 Cataratas, sobre todo después de una supresión de los sudores de los pies. Secreción amarillenta de los ojos. Inflamación de los ojos por cuerpos extraños; iritis con hipopion. Párpados pegados a la mañana. Secreciones blanquecinas en el ángulo externo de los ojos. Tracoma con conjuntivitis granuloso; con las conjuntivas rojas y muy vascularizadas; con lagrimeo ardiente peor por el aire frío, al aire libre o al viento, con fotofobia, edema de párpados y pannus, con secreción amarillenta. Lagrimeo peor al aire libre. Dolor en los ojos, ardiente o como si tuviera arena, peor de mañana, al aire frío y antes y durante las tormentas. Orzuelos a repetición; más Cerca del ángulo interno del ojo; cuando dejan induración. Hinchazón e inflamación de la glándula y del saco lagrimales. Fístula lagrimal, sale pus al presionar el saco; estrechez del conducto lagrimal. Ve oscuro después de la cefalea. Manchas y escaras en la córnea. Cierre espasmódico de los párpados. Chalazíon. Ataques momentáneos de ceguera brusca. Presbicia. Hipermetropia. Fotofobia. Ve turbio después de la supresión de sudores de los pies, peor por esfuerzos visuales. Ve chispas y manchas negras. Las letras se confunden o se juntan al leer. ** 29 Abscesos retroauriculares y en el meato auditivo; amenaza de caries mastoideas; mastoiditis aguda, verdadera osteitis supurada que puede llegar a fístulizarse; con dolores desgarrantes e hinchazón local; a menudo siguiendo a una otitis media purulenta. Otorreas agudas o crónicas, caseosas, espesas, purulentas, fétidas, amarillentas o acuosas; sanguinolentas. Supuración del oído medio. Catarro, inflamación y prurito de la trompa de Eustaquio. Sensación de oido tapado. Otalgias terebrantes, pulsátiles, o como golpes de dentro afuera. Prurito en el oído, peor al tragar. Erupciones costrosas detrás de la orejas. Cerumen poco espeso y copioso. Ruidos en los oídos, como rugidos o cantos o aleteos de pájaros. Hipoacusia peor en luna llena, y para la voz humana; por catarro de trompa; post sarampionosa. Hipersensibilidad a los ruidos sordos. ** 30 Abscesos o forunculos en la nariz. Caries de los huesos nasales, que duelen al tocarlos. Sinusitis aguda o crónica, frontal, con dolores en la mitad de la frente y en la raiz de la nariz; con secreción nasal y retronasal purulenta, amarillenta o verdosa, fétida, espesa, a veces sanguinolenta y, a menudo, suave, no irritante. Catarro seco, crónico, extendido a los senos frontales. Sensación de sequedad y obstrucción en la nariz, después de suprimir los sudores de los pies. Prurito nasal interno, voluptuoso, y externo, con enrojecimiento en la punta de la nariz. Sequedad, dolor, excoriación y costras dentro de la nariz; con ulceraciones dolorosas, especialmente en el tabique. Bebés con descarga nasal sanguinolenta. Coriza fluyente o seco alternativamente; con frecuentes estornudos violentos, a veces interrumpidos, o con esfuerzos ineficaces para estornudar. Obstrucción nasal obstinada; con secreción purulento. Anosmia. Epistaxis. ** 31 Cara pálida, terrosa: manchas blancas, o rojas y ardientes después de comer. Calor en la cara. Prurito en las patillas. Acné frontal. Forúnculo en mejillas y mentón. Grietas en la piel de la cara; en las comisuras labiales. Dolor facial o neuralgia facial peor por exposición al frío o aplicaciones frías o en tiempo tormentoso, mejor por el calor de la estufa. Dolor en los huesos faciales. Sinusitis maxilar aguda o crónica con dolores que se agravan por el frío local o general y mejoran por el calor; con secreción nasal (ver 30). Absceso, inflamación con supuración o hinchazón e induración de la parótída. Hinchazón dolorosa de la glándula submaxilar. Induración escirrosa de cara y labio superior. Hinchazón de la cara con las odontalgias. Ganglios dolorosos en el maxilar inferior. Labios hinchados. Ulceras en el labio inferior. Cálambre en la articulacióndel maxilar. Trismo. Hinchazón y caries del maxilar inferior. Suda en la cara por el menor esfuerzo, y solo allí. ** 32 Odontalgias por alimentos calientes, o por cosas frías o calientes o por la introducción de aire frío en la boca; de noche; comiendo; por supresión de los sudores de los pies; en Invierno; mejor abrigándose la cabeza. Dientes flojos; los siente alargados. Dientes amarillos. Dentición difícil y lenta, con encías inflamadas y doloridas, y con diarrea fétida, en bebés que se sobresaltan fácilmente, más por ruidos. Es, posiblemente, el medicamento más útil y que resuelve mayor cantidad de casos en los trastornos por erupción de la muela del juicio; con la encía inflamada, dolorosa, hinchada, excoriada, que sangra fácilmente y que presenta una supuración en la abertura por la que sale la muela, con dolores que se agravan por el agua fría en la boca; con cara hinchada, aliento fétido y, a veces, trismo. Abscesos en las raíces. ** 33 Encías con abscesos y supuraciones a repetición; con fístulas; inflamadas, doloridas; vesículas; tumores. Sensación de pelo en la lengua, sobre todo en la parte anterior, y en la garganta y laringe. Boca seca. Aliento fétido de mañana. Hinchazón de un lado de la lengua. Lengua con saburra marrón. Lengua excoriada; ulcerada; cáncer. Ulcera en el paladar. Gusto ácido después de comer; amargo. ** 34 Anginas a repetición, con hipertrofia o supuración de las amigdalas. Dolor de garganta al enfriarse. Amigdalitis agudas, con dolor al tragar. Uvula y paladar hinchados. Parálisis del velo del paladar, con tendencia a salir los alimentos o líquidos por la nariz. Disfagia paralítica. Induración e hinchazón en los ganglios del cuello, como nudos, dolorosos y duros. Supuración ganglionar. Abscesos en el cuello. Trastornos por destaparse el cuello. Pinchazos como por una acusa en la amígdala izquierda. ** 35 Sed violenta, mas de noche, a veces con anorexia. El bebe tiene aversión a la leche materna pero, si mama, la vomita coagulada. Vómitos después de tomar leche. Apetito aumentado, con gran adelgazamiento; o anorexia. Pirosis. Hipo antes y después de comer. Náuseas constantes, con vómitos, peor de mañana o a la noche; náuseas después de una vacunación. Presión en el estómago por beber rápido. Epigastrio duele al presionarlo. ** 36 Vientre abultado y duro en niños. Absceso hepático. Hígado ínflamado, con dolores ulcerativos, peor por tocar, caminando, al respirar o acostado sobre el lado derecho. Flatulencia obstruida; borborigmos; flatos fétidos y difíciles de expulsar. Cólicos en niños por parásitos o por constipación. Abdomen duro, caliente y dolorido al tocarlo. Dolores de vientre mejor por el calor local. Los movimientos del feto son dolorosos en la embarazada. Apendicitis aguda y crónica. Hernia inguinal dolorosa. Adenopatias inguinales dolorosas al tacto. *** 37 Constipación marcada; mueve el vientre con gran dificultad, aún con heces normales o blandas; o bien con deseos y esfuerzos ineficaces y constantes; por inactividad o parálisis rectal; las heces son secas, duras, nudosas, grandes, de olor pútrido o fétido, y retroceden una vez que comenzaron a salir, por falta de fuerza para ser expulsadas; peor antes y durante la menstruación. Constricción espasmódica y dolorosa en el ano al mover el vientre. Diarrea: en niños; durante la dentición; en gente adelgazada; premenstrual; por leche; mejor por el calor de la cama y abrigándose bien; con heces sanguinolentas o acuosas horriblemente fétidas o con olor cadavérico. Diarrea después de una vacunación, o durante los grandes calores. Dolores rectales y anales ardientes, cortantes o punzantes por mover heces duras. Hemorroides muy dolorosas, que hacen procidencia al defecar, pero es dificultoso volverlas a entrar; supuradas; ulceradas. Humedad anal. Tensión en el recto. Parásitos intestinales: teniasis, oxiuriasis, ascaridiasis. Fístula anal o anorrectal: es, probablemente, el principal medicamento, especialmente cuando se cierra su orificio exterior, que tiene los bordes indurados; se produce así un absceso, que se abre por la acción del medicamento, haciendo una eliminación purulenta y llegando a hacer desaparecer la induración periorificial; fístula anal que alterna con síntomas pulmonares. Fisura anal. * 38 Enfermedad de Addison. Enuresis nocturna en niños con parasitosis. Supuración de las vías urinarias. Litiasis renal; arenillas rojas o amarillentas. Estrechez uretral. * 39 Blenorragia crónica; con induración testicular. Tuberculosis de los testículos y cordones espermáticos. Hidrocele; en niños. Edemas en el escroto. Prurito, enrojecimiento, hinchazón y excoriación del prepucio; manchas rojas con prurito en el glande. Sudores abundantes en el escroto. Ausencia de deseos o excitación sexual excesiva, con erecciones intensas y frecuentes. Impotencia. Después del coito, intenso dolorimiento y cansancio. Salida de líquido prostático al orinar o al expulsar heces duras. Hormigueos en el escroto. ** 40 Menstruaciones adelantadas o retrasadas, excoriantes, siempre abundantes, con paroxismos de frío helado en todo el cuerpo. Supresión menstrual. Menstruaciones durante la lactancia. Metrorragias intermenstruales. Dolores muy agudos en el útero (y entuertos) y metrorragias cada vez que el bebé mama. Entuertos. Flujo lechoso, irritante, corrosivo, copioso, que sale a borbotones, especialmente cuando orina o después de la menstruación. Cáncer de útero. Quistes en la vagina. Piosalpinx; hidrosalpinx. Esterilidad. Tendencia a los abortos. Prurito vulvar intenso, peor durante la menstruación; con ulceraciones; con ardor y erupciones en la cara interna de los muslos. Supuración e hinchazón de las cicatrices antiguas de senos. Abscesos en senos y pezones, con aberturas fistulosas. Induracíón en los senos, sobre todo en el izquierdo. Nódulos duros, especialmente en el seno derecho. Cáncer de seno. Dolor en los senos cuando el bebé mama; cortante o punzante. Puntadas en y detrás del seno izquierdo, y dolor ardiente en el pezón. Retracción del pezón que queda como un embudo. Grietas en el pezón, que está excoriado o ulcerado, con dolores ardientes. Adenopatías axilares duras. ** 41 Asma; por vacunaciones repetidas. Disnea como si fuera por polvo; peor antes de una tormenta o acostado de espaldas, al agacharse, correr o toser, por hacer algún trabajo manual o cuando camina rápidamente. Respiración suspirosa, profunda, o jadeante. Tos violenta, sofocante, espasmódica, hueca, ronca, por cosquilleo laringotraqueal, día y noche, peor o aparece por bebidas frías, por hablar, por el movimiento y estando acostado, o a la mañana al despertar, por enfriarse una parte del cuerpo (sobre todo pies y manos), o al destapar los pies o la cabeza. Con expectoración casi únicamente de día (nada a la noche), purulenta, amaríllo verdosa, lechosa, acre, de sangre espumosa, o mucosa o en trozos o espesa y amarrillenta. Bronquitis crónica con tendencia a la supuración. Absceso pulmonar; abscesos en las axilas. Sensación de debilidad en el pecho. Alternancia de síntomas pulmonares con síntomas rectales. Neumonias descuidadas. Empiema. Tuberculosis pulmonar aguda, incipiente. Dolores en el tórax al toser, estornudar o respirar. Latidos en el esternón. Adenopatías en las axilas, a veces supuradas; sudores muy fétidos. 42 Palpitaciones, con latidos en todo el cuerpo, cuando está sentado o por cualquier movimiento. ** 43 Abscesos en cicatrices cervicales antiguas. Erupciones cervicales; granos; acné; ántrax. Espina bífida. Caries en las vértebras lumbares. Desviaciones de la columna; con dolor. Frío en la nuca. Sudores lumbares. Pulsaciones lumbares. Mal de Pott. Dolores de espalda peor por sacudidas y al amamantar. Dolor cervical extendido al ojo, a la cabeza, al occipucio, al vértex o hacia arriba; con rigidez. Dolor sacro durante el coito y al levantarse de estar sentado. Dolor en el coxis al levantarse de un asiento, o después de viajar mucho tiempo sentado, peor por la presión o al tocar. Traumatismos en el coxis; dolor en el coxis después de una caída. Dolor en la columna, que está sensible a la presión. *** 44 Caries óseas en los huesos de las extremidades, especialmente en los de las inferiores (fémur, tibia, peroné, huesos del pie y de los dedos). Es el principal medícamento en las osteomielitis, tanto agudas como crónicas, sobre todo cuando se fistulízan y eliminan secuestros y pus, y especialmente localizadas en la tibia, con intensos dolores óseos, fiebre y sudores nocturnos. Abscesos en los muslos y rodillas, y en las articulaciones. Afecciones de los cartílagos articulares. Fístulas articulares. Supuración de la articulación de la cadera. Panadízos (es, prácticamente, un específico); sensación como si la punta de los dedos fuera a supurar, y como si tuviera una espina o astilla clavada en la carne. Periostitis y supuraciones en los dedos, con dolores punzantes. Sensación de sequedad en la punta de los dedos, como si fueran de papel o de pergamino, peor de noche. Juanetes; quistes; carbunclo. Frío en las rodillas y piernas en una habitación calurosa. Frío en los pies, helados y húmedos, peor a la noche en cama, por destaparse las extremidades, por mojarse los pies, durante la menstruación y por esfuerzos mentales. Rodillas doloridas, con la sensación de que están atadas. Sudores copiosos y constantes en las manos y en las palmas. Sudores abundantes en los pies, muy fétidos, de un olor intolerable, a carroña (peor después de la menstruación), excoriantes; en las plantas de los pies, con prurito; entre los dedos de los pies, muy fétidos y que le ponen la piel en carne viva, excoriada. Trastornos por supresión de los sudores de los pies. Piel de las manos agrietada. Callos inflamados, con dolores desgarrantes. Callosidades dolorosas y duras en las plantas de los pies. Escamas en la piel de los miembros. Se duermen los miembros, sobre todo en los antebrazos (cuando se apoya sobre ellos o los codos sobre la mesa), las manos de noche, los miembros inferiores estando sentado, los pies. Calambres en las manos al escribir; en las pantorrillas; en plantas de los pies y dedos gordos cuando camina. Dolor en los miembros como si estuvieran rotos. Reumatismo crónico, peor por frío y luna nueva. Dolor en los miembros: después del coito, mejor por el calor y la humedad; en los hombros al tomar frío; en los huesos de los dedos de las manos; en las uñas; ulcerativo en las puntas de los dedos, sobre todo del índice. Dolor constrictivo en la rodilla. Dolorimiento en los pies al caminar; las puntas están dolorosas. Rigidez articular en caderas, rodillas y tobillos. Contractura de los flexores de las manos, con fuertes dolores al mover los dedos. Pesadez y debilidad en los brazos, con temblor en las manos al asir algo, o por el menor esfuerzo; se le cae todo de las manos. Espasmo de la mano al escribir. Tobillos flojos, débiles, se tuercen fácilmente. Uñas (uno de los tejidos de acción predilecta de Silicea): acanaladas; estropeadas en pies y manos; de color amarillento sucio; con manchas blancas; deformadas, torcidas o ásperas en la manos; gruesas; frágiles, se rompen fácilmente o se parten; con ulceraciones alrededor de las uñas de pies y manos. Uña encarnada con dolores punzantes en la uña y debajo, con supuración y ulceración. Reblandecimiento del fémur. Tumor blanco de la rodilla, con hinchazón esponjosa o edematosa. Exóstosis. Forúnculos y verrugas en los brazos. Quiste sinovíal en el dorso de la mano o en la muñeca. Cosquilleo en los dedos. Ardor en la punta de los dedos. Ulceras en los miembros inferiores, con aureola azul, quemantes, profundas, pruriginosas, especialmente en piernas, muslos, tobillos y talones. 45 Gran somnolencia después de comer; bostezos frecuentes. Sueño muy liviano. Insomnio después de medianoche; cuando se despierta, no puede volver a dormirse. Ronca durmendo. Sueños muy vívidos; eróticos; con acontecimientos que pasaron hace mucho tiempo; con ladrones, asesinos, perros, viajes, espectros, etc. * 46 Escalofríos violentos, constantes, al anochecer, en la cama, o que duran todo el día, con estremecimientos y sacudidas, y seguidos a veces de fiebre y sudores intensos; con el cuerpo helado y con temblores; aparecen sobre todo antes y durante la menstruación, cuando está muy acalorada por un ejercicio intenso o en una habítación calurosa, y por el menor movimiento o al destaparse. Pueden manifestarse en un solo lado; en el izquierdo antes de un ataque epiléptico. Fiebre alta con sed intensa, mas de tarde y toda la noche. Fiebre periódica, o intermitente, desde las 10 a las 20 horas, con calor violento en la cabeza. Sudores de noche, durmiendo, o copiosos de mañana o de noche, sobre todo en la cara, cabeza y pies, con olor fétido o agrio, ácido; por el menor esfuerzo. ** 47 La piel está ardiente o dolorida después del rascado. Piel fría antes de la menstruación o de un solo lado del cuerpo durante las convulsiones. Manchas rojas y húmedas que pinchan; manchas blancas. Piel pálida, cerosa, malsana; toda pequeña herida supura, o cura con dificultad o se ulcera. Carbunclo. Prurito de noche. Erupciones húmedas, con secreción blanca o amarillenta; en manchas o placas; secas; escamosas, como afrecho. Excrescencias en forma de coliflor, o sifilíticas. Varicela o viruela. Orificios fistulosos duros, hinchados y rojo azulados. Induraciones escirrosas. Verrugas. Forúnculos. Abcesos que no se abren. Pústulas dolorosas. Las cicatrices se ponen dolorosas, pinchan, se abren y hasta llegan a supurar; queloides. Ulceras cancerosas. Ulceraciones: azuladas; ardientes; costrosas; profundas; con secreción corrosiva, fétida o pútrida; con bordes altos e indurados, o esponjosos; fungosas o esponjosas; pruriginosas; fagedénicas, con aureola rojiza; supuradas; hinchadas en los bordes; con manchas blancas; tardan en curar y están mejor por el calor local. COMPLEMENTARIOS: Thuya Sanícula Fluoric Acidum Pulsatilla (Silicea es el crónico de Pulsatilla). Incompatible con Mercurius. "Si la mejoría cesa con Silicea, una o dos dosis de Sulphur despertarán la reactividad, y Silicea completará entonces la curación" (Clarke).