Homeopatía General


TRILLIUM PENDULUM



(Raíz del Parto, Variedades Blanca y Púrpura)

Sintomas mentales de TRILLIUM PENDULUM

1 Melancolía con tristeza; con aversión a toda conversación. Irritable. 2 Angustia con gran agitación, y se da vueltas o anda de un lado a otro; le es imposible estar quieta.

Sintomas generales de TRILLIUM PENDULUM

*** 3 Es uno de los importantes medicamentos de las hemorragias, activas o pasivas, con congestión del órgano o región afectados, de sangre de color rojo brillante; copiosas, pero especialmente abundantes o en chorro por el menor movimiento, o estando parada o acostada; con gran debilidad, desfallecimiento, desmayos o tendencia sincopal, y acompañada o seguida de palidez, mareos, zumbidos de oídos, oscurecimiento de la visión, ansiedad y gran inquietud, palpitaciones, pulso débil y rápido, extremidades frías y sed de agua helada; especialmente epistaxis, hemoptisis, hematemesis, hematurias, pero, por sobre todo, menorragias y metrorragias. * 4 Peor: sentado erguido; por el menor movimiento; después de comer. Mejor: por ejercicio al aire libre; estando fuertemente vendado o apretado o ceñido (dolor de las caderas); inclinándose hacia adelante. Lateralidad izquierda. 5 Sensación de hormigueo en las venas.

Deseos y aversiones de TRILLIUM PENDULUM

6 Gran deseo de agua helada.

Sintomas particulares de TRILLIUM PENDULUM

7 Vértigo, especialmente al levantarse a la mañana. Dolor sordo en la sien izquierda, peor por el menor ruido. Cefalea frontal mejor inclinado hacia adelante, reaparece al erguirse. Cefalea peor por el menor ruido, caminando o tosiendo. Siente calientes la cabeza y cara. 8 Dolor en los globos oculares, que siente muy grandes y como si fueran a salir o caer de las órbitas. Ardor en el ángulo interno del ojo, con lagrimeo profuso. Visión borrosa o alterada; todo parece azulado. * 9 Epistaxis abundantes, pasivas, de color rojo vivo. * l0 Hemorragia de la cavidad después de la extracción de un diente; encías sangrantes. Sensación grasosa en la lengua y encías. Gusto pútrido, especialmente al levantarse a la mañana. Sialorrea copiosa. * 11 Aversión a todo, excepto al agua helada. Sensación de calor y ardor en el estómago, que sube al esófago. Sensación de vacío o languidez en el estómago. Hematemesis. Gastralgías o calambres intensos. Los síntomas gástricos mejoran después de comer y a la mañana. 12 Vientre hinchado, con la sensación de que el contenido abdominal está dirigido hacia atrás, contra la columna. Debilidad de las paredes abdominales con sensación de languidez o vacío. Dolores lancinántes en el vientre de delante atrás, que lo obligan a inclinarse hacia adelante. Gran flatulencia con borborigmos. * 13 Disenteria, cuando las heces son casi pura sangre. Hemorragia intestinal. Diarrea líquida, acuosa, teñida de sangre, indolora. Constipación seguida de diarrea acuosa y muy fétida. Diarreas mucosanguinolentas crónicas. * 14 Hematuria. Catarro crónico de la vejiga. Diabetes. Dolores agudos y cortantes en la uretra, cuando orina. Orina copiosa de olor fuerte y desagradable. Goteo urinario en el puerperio. 15 Prurito en los genitales masculinos, peor por el rascado. *** 16 Hemorragias uterinas ocasionadas por una amenaza de aborto (sobre todo en el tercer mes), o antes o durante o después del parto, o en la menopausia o por fibromas o por desplazamientos uterinos. Las menstruaciones son copiosas, verdaderas menorragias, cada dos semanas, y durando una semana o más especialmente si hubo previamente esfuerzos exagerados o después de un paseo muy largo en coche; de sangre de color rojo vivo, con coágulos, que se agrava por el más mínimo movimiento y siempre con desmayos y gran desfallecimiento, además de los síntomas ya mencionados (ver 3). Metrorragias activas de color rojo vivo u oscuras, a veces con coágulos, profusas, a chorros. En toda hemorragia uterina de Trillium, el síntoma clave que permite su indicación precisa es una muy peculiar sensación como si las caderas y el sacro fueran a romperse o estuvieran rotos en pedazos o golpeados, como si la artículación sacroilíaca estuviera distendida y como si los huesos de la pelvis estuvieran quebrados; la paciente siente la necesidad de tener bien contenida esa zona y pide que le hagan allí un vendaje bien apretado. Flujo copioso, agotador; amarillento, filamentoso. Loquios abundantes y prolongados; se hacen bruscamente sanguinolentos. * 17 Sensación como si tuviera una miga de pan en la laringe que le produce una tos continua. Hemóptisis: en la tuberculosis incipiente, con esputos sanguinolentos; en las etapas más avanzadas, con expectoración purulenta copiosa y tos muy molesta. Dolor en la punta del esternón. Disnea, con la sensación de que el tórax está muy apretado, impidiéndole expandirse. Ataques de sofocación con respiración irregular y estornudos. Dolores torácicos. 18 Palpitaciones con gran ansiedad. 19 Dolores como calambres en los músculos de los brazos y pantorrillas. Dolor en el hombro derecho, extendido hasta la mano. Dolores como calambres en los dedos de las manos cuando escribe. 20 Insomnio; da vueltas en la cama. Sueño interrumpido por muchos sueños: con festividades, que viaja en trineo, etc. 21 Se siente febril durante los dolores de vientre, pero, al pasar, aparece una copiosa sudoración. 22 Piel seca y caliente, con prurito y ardor, peor por el rascado. COMPLEMENTARIO: Calcarea Phosphorica.