KALI SILICATUM


Homeopatía KALI SILICATUM Imagen general de KALI SILICATUM.



¿Qué es el Kali Silicatum y cómo puede ayudar a mejorar tu salud?

La homeopatía es una forma de medicina alternativa que se ha utilizado durante muchos años para tratar una variedad de afecciones de salud. Uno de los remedios homeopáticos más comunes es el Kali Silicatum. Esta sustancia se ha utilizado para tratar una amplia variedad de afecciones de salud, desde el dolor de cabeza hasta el asma.

El Kali Silicatum es una forma diluida de sílice, un mineral natural que se encuentra en muchos alimentos y productos. Esta forma diluida de sílice se cree que es eficaz para tratar una variedad de afecciones de salud, como el dolor de cabeza, la fatiga, el asma, la depresión, los trastornos digestivos, la artritis y los problemas de la piel.

Los expertos creen que el Kali Silicatum actúa aumentando la resistencia del cuerpo a los síntomas de las enfermedades. Esto se debe a que la sílice estimula el sistema inmunológico, lo que ayuda a mejorar la salud general. También se cree que el Kali Silicatum ayuda a reducir la inflamación, lo que puede reducir el dolor y la rigidez en las articulaciones.

Se puede encontrar el Kali Silicatum en forma de tabletas, cápsulas, líquidos y polvos. Estos productos se pueden comprar en línea o en tiendas de alimentos saludables. Se recomienda consultar con un profesional de la salud antes de tomar cualquier remedio homeopático.

Si estás buscando una forma segura y natural de mejorar tu salud, el Kali Silicatum puede ser una buena opción. Esta sustancia se ha utilizado durante muchos años para tratar una variedad de afecciones de salud. Si bien no hay garantías de que el Kali Silicatum funcione para todos, muchas personas han encontrado que este remedio homeopático puede ser una forma segura y eficaz de mejorar su salud.

El mineral Kali Silicatum: un aliado natural para tu salud Si eres una persona que busca opciones naturales para mejorar tu salud, seguramente has escuchado sobre el Kali Silicatum. Este mineral, también conocido como silicato de potasio, es un compuesto químico que se encuentra en la naturaleza y que ha sido utilizado por sus propiedades curativas desde hace siglos. El Kali Silicatum se obtiene a partir de la mezcla de óxido de silicio y óxido de potasio, y se presenta en forma de polvo blanco o cristales incoloros. Entre sus propiedades más destacadas se encuentran su capacidad para estimular el sistema inmunológico, mejorar la salud de la piel, fortalecer los huesos y prevenir enfermedades infecciosas. Una de las aplicaciones más comunes del Kali Silicatum es en el tratamiento de afecciones de la piel. Gracias a su capacidad para estimular la producción de colágeno y elastina, este mineral ayuda a mantener la piel firme y elástica, previene la aparición de arrugas y reduce la apariencia de cicatrices y marcas de acné. Además, el Kali Silicatum también es beneficioso para la salud ósea. Este mineral ayuda a fortalecer los huesos y prevenir la osteoporosis, ya que estimula la producción de calcio y otros minerales esenciales para la salud ósea. Otra de las propiedades del Kali Silicatum es su capacidad para estimular el sistema inmunológico. Este mineral ayuda a fortalecer las defensas del organismo, lo que lo convierte en un aliado natural para prevenir enfermedades infecciosas como la gripe o el resfriado común. En cuanto a su uso terapéutico, el Kali Silicatum se utiliza en homeopatía para tratar diversas afecciones, como la sinusitis, la bronquitis, la neumonía o la otitis. Se cree que este mineral ayuda a reducir la inflamación y mejorar la circulación sanguínea, lo que favorece la recuperación de estas enfermedades. En conclusión, el Kali Silicatum es un mineral con múltiples propiedades curativas que lo convierten en un aliado natural para mejorar la salud de la piel, fortalecer los huesos y prevenir enfermedades infecciosas. Si estás buscando opciones naturales para cuidar tu salud, el Kali Silicatum puede ser una excelente opción. Recuerda siempre consultar con un especialista antes de utilizar cualquier tratamiento.

(Silicato de Potasio)

Sintomas mentales de KALI SILICATUM

* 1 Ansiedad: al anochecer, en cama, y de noche; después de comer; durante la menstruaci?n; por su salud; con miedo. Se asusta con facilidad. Gran inquietud de noche. ** 2 Dificultad en concentrarse; pierde confianza en su capacidad. Escolares que no pueden aprender sus lecciones. Confusión mental, peor a la mañana al levantarse y después de esfuerzos mentales o sentado. Aturdimiento, abombamiento, al leer o escribir y a la mañana al despertar. Memoria muy débil; olvidadizo; se equivoca al hablar y escribir; coloca mal las palabras. Imbecilidad. Quiere estar sentado quieto. * 3 El consuelo agrava sus síntomas mentales. Impaciente. Extremadamente irritable: peor después del coito; de mañana y al anochecer; por el consuelo. Se irrita por peque?eces. Terco. 4 V? im?genes, gente fallecida, fantasmas y ladrones, peor de noche. ** 5 Indiferente a sus amigos, a los seres queridos, a los placeres, no encuentra gusto en nada. Muy indeciso. Muy indolente. Aversi?n al trabajo mental, que lo agrava. Llora mucho, y hasta en sue?os. Habla dormido. * 6 Asombrosa timidez. No quiere conversar. Muy triste de mañana. * 7 Muy ?til cuando estos síntomas mentales son provocados por excesos sexuales. 8 Se sobresalta con facilidad: por sustos, si lo tocan o al dormirse.

Sintomas generales de KALI SILICATUM

** 9 Peor: por tomar frío (es muy sensible al tiempo frío); en invierno; en una habitaci?n fría; se resfría con facilidad; por el aire libre (con aversión) y por corrientes de aire; por ba?arse (y teme al baño); de noche, especialmente después de medianoche; de mañana; después de comer; por el menor esfuerzo; por bebidas y alimentos fríos; por leche y grasas; por el movimiento; por destaparse; por la presión (es muy sensible al tacto); caminando; por sudores suprimidos. * 10 Gran debilidad, sobre todo a la mañana al despertarse, después de comer y de caminar. Deseos de estar siempre acostado. Acentuadamente flojo, peor después de esfuerzos musculares. Desmayos, con adelgazamiento. ll Induraci?n de ganglios, gl?ndulas y másculos. Dolores punzantes, desgarrantes. 12 Incremento de las secreciones mucosas. 13 Oleadas de calor o de sangre hacia la cabeza.

Sintomas particulares de KALI SILICATUM

* 14 Vértigo: tendencia a caer hacia atrás; casi constante; los objetos dan vueltas; con náuseas; cuando esté sentado, al agacharse, caminando, al levantarse. Fr?o en la cabeza, que es sensible al aire frío. Sensación de que hierve el cerebro. Erupciones en la margen del cabello; eczema; cae el cabello. Cefaleas: de mañana, de noche, después de medianoche; peor al aire frío, después del coito, por sacudidas, por esfuerzos mentales, durante la menstruaci?n, por agacharse y por esforzar la vista; mejor por calor local o por envolverse la cabeza. Cefaleas pulsátiles, peri?dicas y parox?sticas. Cefalea presiva frontal hacia afuera sobre los ojos. Puntadas. * 15 P?rpados pegados de mañana. Ha curado cataratas. Secrecién amarillenta espesa; lagrimeo al aire frío. Eczema de p?rpados. Opacidad de c?rnea. Dolores en los ojos, ardientes, punzantes, presivos, o como si tuviera arena, peor en el derecho, mejor por el calor. Fotofobia. Ulcera de c?rnea. Moscas volantes. Trastornos por esfuerzos visuales. * 16 Secrecién amarilla espesa del oído, fétida. Orejas calientes. Otitis media. Ruido en los oídos, con mareos. Otalgia peor a la derecha, mejor por calor; dolor retroauricular. Otalgias punzantes, desgarrantes. Sensación de oído tapado. Ha curado sorderas por catarro de la trompa de Eustaquio. 17 Catarro nasal y por atrás en friolentos débiles. Secrecién nasal fétida, verdosa, costrosa, sanguinolenta. Frecuentes coriza, se resfría constantemente. Epéstaxis al sonarse. Obstrucci?n nasal. Dolor en los huesos nasales. Estornudos frecuentes y violentos. Olfato agudo o ausente. 18 Cara: amarillenta, azulada, pálida o roja; mejillas rojas. Labios agrietados y secos. Expresión sufriente. Eczema h?medo de la cara. Parotiditis. Prurito facial. 19 Boca seca sin sed. Encías sanguinolentas e hinchadas. Lengua blanca. Aliento fétido. Sialorrea. Gusto amargo de mañana, o ácido. 20 Garganta seca. Sensación de cuerpo extraño. Dolor al tragar. Traga con dificultad. Adenopatéas de cuello. * 21 Ansiedad en el estómago, con aversión a la comida, y especialmente a la carne. Apetito voraz o ausente. Fr?o en el estómago. Eructos que mejoran los síntomas gástricos. Ardores de estómago. Hipo. Náuseas después de comer. Gastralgias de noche, después de comer. Arcadas al toser. Sed durante los escalofríos y la fiebre. V?mitos: biliosos o alimenticios o mucosos; por tos, después de beber agua fría, después de comer y durante la cefalea. * 22 Abdomen distendido después de comer; plenitud, dureza y pesadez en el vientre; gran calor. Dolores de vientre: de noche, por tos, después de comer, antes y durante la menstruaci?n; mejor por el calor. Dolor en el hipocondrio derecho; en la ingle. Dolores presivos, cortantes, punzantes y desgarrantes. Borborigmos; constricción en el vientre. ** 23 Constipación con heces muy dificultosas; peor durante la menstruaci?n. Heces duras, nudosas, grandes, secas. Diarrea dolorosa durante la menstruaci?n, con heces sanguinolentas, fétidas. F?stula anal. Hormigueo anal; prurito después de defecar. Hemorroides que salen y sangran. Dolores cortantes en el ano, con extremo dolorimiento. 24 Orina nubosa, con sedimento mucoso. Dolor en la vejiga con micciones frecuentes, peor de noche. Chorro débil; goteo. Tarda en comenzar a orinar. Enuresis. Ardor en la uretra durante la micci?n. Sensación de no haber terminado de orinar. * 25 Erecciones, a?n violentas, sin deseos; dolorosas. Poluciones nocturnas. Induraci?n de testículos. Prurito en el escroto. Deseo sexual disminuido o ausente. ** 26 Prurito vulvar. Flujo excoriante y amarillento, peor después de la menstruaci?n. Menstruaciones frecuentes, intermitentes, tardías, fétidas, dolorosas; suprimidas. Metrorragia intermenstrual. Dolores menstruales como de parto. Prolapso uterino. ** 27 Irritaci?n y cosquilleo lar?ngeo y de tr?quea. Voz ronca. Muy ?til en el asma. Disnea por esfuerzos, acostado o al toser, con ruidos en el pecho. Respiraci?n corta, sofocada, silbante. Tos severa y constante de noche, peor acostado y después de comer; por irritación o cosquilleo laringotraqueal; parox?stica, como coqueluche. Expectoraci?n: de mañana: sanguinolenta, purulenta, espesa, amarilla o verdosa. Absceso en la axila; adenopatéa axilar. Bronquitis crónica. Hidrotórax. Sensación de vacío en el pecho. Hem?ptisis. Dolores en el tórax al toser o inspirar profundamente. Puntadas en los senos. Palpitaciones por el menor esfuerzo. Tuberculosis. Sensación de gran debilidad en el pecho (Stannum). 28 Espalda fría; prurito. Dolor de espalda durante la menstruaci?n, sentada o al agacharse; lumbar; cox?geo. Dolor de toda la columna. Puntadas en los omóplatos. Tensi?n en la espalda. Debilidad lumbar. ** 29 Manos paspadas. Manos y pies fríos. Calambres en manos y pantorrillas. Panadizos. Manos calientes. Pesadez en miembros inferiores. Coxalgia. Prurito en los miembros; se duermen; sacudidas. Dolores durante los escalofríos; dolores reum?ticos; ci?tica. Plantas ardientes. Sensación de dislocado en las articulaciones. Puntadas en pies y talones. Par?lisis de miembros inferiores. Sudor en las palmas, y fétidos, copiosos y fríos en los pies y entre los dedos. Articulaciones rígidas. Rodillas, piernas y pies hinchados. Temblores en los miembros; sacudidas en los muslos. Ulceras en piernas. Debilidad articular. 30 Sueños: ansiosos; con gente muerta, con la muerte; con hechos del día anterior; con fantasmas; con agua. Sue?o inquieto. Somnolencia de tarde. Insomnio con sue?o; pensando. Se despierta con frecuencia o temprano. Bosteza mucho. * 31 Escalofríos después de comer, peor por moverse; con los dolores; de un solo lado; mejor en una habitaci?n c?lida o por calor externo. Fiebre, con oleadas de calor y sudores nocturnos. Sudores mientras come y después, por el menor esfuerzo, por el movimiento; copiosos de noche. Trastornos por supresión del sudor en el aire frío. ** 32 Ardor y humedad en la piel después de rascarse. Cicatrices antiguas que se hacen dolorosas. Piel fría; se agrieta. Manchas "hepáticas" o rojas. Piel amarillenta; seca. Erupciones: h?medas, secas, descamantes, dolorosas, pruriginosas. Eczema (ha curado casos muy difáciles). Urticaria. Erupciones vesiculosas; erisipela. Induraciones de la piel. Intertrigo. Lupus. Debe rascarse hasta que la piel esté h?meda o sangra. Despu?s de rascarse, la piel esté hinchada y ardiente, como edematosa, con sensación de tensi?n. Ulceras sangrantes, ardientes, supuradas; indolentes; con secrecién sanguinolenta, copiosa. Las heridas tardan en curar y supuran. Verrugas dolorosas, arrugadas.

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

2023 Derechos Reservados Copyright de Mediicna Homeopatica General 2023