MERCURIUS


Homeopatía MERCURIUS Imagen general de MERCURIUS.



¿Es la Homeopatía una buena opción para la Salud?

La homeopatía es una forma de medicina alternativa que se ha usado durante más de 200 años. Esta forma de medicina se basa en la idea de que los síntomas de una enfermedad pueden ser curados con dosis muy pequeñas de un medicamento que provoca los mismos síntomas en una persona sana. Uno de los medicamentos más populares en homeopatía es Mercurius.

Mercurius es un medicamento homeopático que se usa para tratar una variedad de afecciones y problemas de salud. Está hecho de mercurio, un elemento químico conocido por su toxicidad. La homeopatía cree que los medicamentos homeopáticos como Mercurius son seguros y eficaces para tratar problemas de salud.

Los estudios científicos sobre Mercurius y otros medicamentos homeopáticos han demostrado que no hay evidencia clara de que la homeopatía sea eficaz para tratar cualquier condición de salud. Sin embargo, algunos estudios han sugerido que algunos medicamentos homeopáticos pueden ser beneficiosos para algunas afecciones.

Aunque no hay evidencia científica clara de que la homeopatía sea eficaz para tratar cualquier condición de salud, muchas personas la usan como un tratamiento alternativo. Esto se debe a que muchas personas creen que los medicamentos homeopáticos son seguros y no tienen efectos secundarios.

Es importante entender que los medicamentos homeopáticos como Mercurius no están aprobados por la FDA para tratar cualquier condición de salud. Por lo tanto, si está considerando usar Mercurius o cualquier otro medicamento homeopático para tratar un problema de salud, es importante hablar con su médico para asegurarse de que es la mejor opción para usted.

En conclusión, aunque la homeopatía no ha sido probada científicamente para ser eficaz para tratar cualquier condición de salud, muchas personas la usan como un tratamiento alternativo. Si está considerando usar Mercurius u otro medicamento homeopático para tratar un problema de salud, es importante hablar con su médico para asegurarse de que es la mejor opción para usted.

¡Descubre todo sobre Mercurius!

¡Hola amigos! Hoy les quiero hablar sobre uno de los planetas más interesantes de nuestro sistema solar: Mercurius. Este pequeño planeta es el más cercano al sol y tiene muchas características únicas que lo hacen fascinante.

Características de Mercurius

Mercurius es el planeta más pequeño de nuestro sistema solar, con un diámetro de sólo 4.880 kilómetros. Debido a su cercanía al sol, su superficie puede llegar a alcanzar temperaturas de hasta 430 grados Celsius durante el día, mientras que durante la noche puede bajar hasta los -180 grados Celsius.

Otra característica interesante de Mercurius es su superficie, que está cubierta de cráteres, montañas y cañones. Además, su campo magnético es muy débil, lo que hace que esté expuesto a la radiación solar y a los vientos solares.

Exploración de Mercurius

A pesar de su cercanía al sol, Mercurius ha sido uno de los planetas menos explorados de nuestro sistema solar. Sólo dos misiones espaciales han visitado este planeta: la misión Mariner 10 en 1974 y la misión Messenger en 2011.

Gracias a estas misiones, hemos aprendido mucho sobre Mercurius, incluyendo información sobre su superficie, su estructura interna y su campo magnético. Además, la misión Messenger descubrió agua helada en los polos del planeta, lo que ha llevado a la especulación sobre la posibilidad de que haya vida en Mercurius.

Conclusión

En resumen, Mercurius es un planeta fascinante que tiene mucho que enseñarnos sobre nuestro sistema solar. A pesar de su cercanía al sol y de las dificultades que presenta su exploración, los científicos han logrado obtener información valiosa sobre este pequeño mundo. Esperamos que en el futuro se realicen más misiones para seguir descubriendo los secretos de Mercurius.

¡Gracias por leer este artículo y esperamos que hayan aprendido algo nuevo sobre Mercurius!



Incluyendo Mercurius Oxydulatus Niger o Mercurius Solubilis de Hahnemann [2(NH2Hg2)NO3H2O] y Mercurius Vivus [Mercurio Metélico])

Sintomas mentales de MERCURIUS

*** 1 Puede haber en Mercurius dos actitudes relacionadas: el deseo o la tendencia a matar a otros o a s? mismo, que revelan, en ?ltima instancia, la acentuada tendencia destructiva de la s?filis (a?n en la mente), de la que este medicamento es uno de los principales, o quiz?s el más importante, de los utilizados en su tratamiento. Hay deseos de matar, ya a sus seres queridos, a su propio hijo, a su esposo (a quien le implora que esconda los cuchillos o navajas, porque verlos le produce impulsos de matar); se agrava si lo contradicen o por la más m?nima ofensa; bruscos impulsos de matar durante la menstruaci?n, especialmente a su esposo a quien adora. Hay una verdadera tendencia a ser criminal, y su agresividad se manifiesta por su odio a los que lo han ofendido, su crueldad o perversidad (que puede ser la base real de los anarquistas o revolucionarios), por ser despreciativo, censurador de todo, insultante, por sus deseos de pelear o porque considera a cada persona como su enemigo (cree que es perseguido por enemigos), y llega a creer que es un criminal. Por otra parte, esté descontento siempre y con todo, esté disgustado con todo, y consigo mismo, y no tiene valor para vivir; esté cansado de la vida, a veces con sentimientos de culpa (especialmente de noche, y que lo atormentan o lo ponen muy ansioso), remordimientos (se reprocha) y deseos de morir, que lo conducen a una marcada tendencia suicida, especialmente durante la menstruaci?n o mientras transpira, o al ver un instrumento cortante; con cuchillo. Hay pensamientos suicidas, con miedo a una ventana abierta o a un cuchillo, porque, a menudo, hay un verdadero miedo al suicidio, que llega al extremo de no querer que lo dejen solo, por temor a herirse a s? mismo. *** 2 Memoria escasa, débil; para nombres propios, personas o lugares; se olvida de lo que acaba de leer, de lo que ha dicho o lo que estaba por decir, o adonde va. Tiene un d?ficit de ideaci?n, se concentra con dificultad, sobre todo para escribir o calcular (es incapaz de hacer cálculos), es olvidadizo, esté ausente, aturdido y hasta confuso, especialmente después de comer, no sabe donde esté y llega a perderse en calles bien conocidas o a no reconocer a sus parientes o a su propia casa. Tiene errores cuando habla (coloca mal las palabras), al leer, al calcular o cuando habla de lugares o localidades. Imb?ciles (a veces crueles), o desarrollo mental precoz. ** 3 Miedo: de noche, a morir (con presentimientos), a morir pronto, a las enfermedades, a la locura (más de noche), a los ladrones, al suicidio, a la s?filis; con palpitaciones. Ansiedad al anochecer y de noche; con anticipaci?n de hechos que pueden ocurrir. Asustadizo. Deseos de escapar, corriendo; con ansiedad, de noche. Duda de curarse. Suspicaz, de día. Timidez. Falta de confianza en s? mismo. ** 4 Siempre apurado, más en los movimientos o al hablar (o habla sin sentido o lentamente); o contesta lentamente a las preguntas. Siente que el tiempo pasa muy lentamente. Inquietud: a las 20 horas; ansiosa; de noche; da vueltas en la cama o lo saca de ella o lo hace ir de una cama a la otra; estando sentado; con somnolencia; en niños. ** 5 Llanto: durante las convulsiones; involuntario; con los dolores; durmiendo y al despertar; alternado con risa; el llanto lo mejora y el consuelo lo empeora. Grito encef?lico (con estupor en la meningitis). Trastornos por decepciones o por mortificaci?n. Aflicci?n con miedo de noche. Quejidos cuando suda. Nostalgias. ** 6 Aversi?n a miembros de la familia, a todas las personas, a las bromas; es descortés, o indiscreto, sin tacto. Mis?ntropo. Indiferente a todo, a la vida, a ganar dinero. Su comportamiento puede ser cambiante o absurdo: escupe a la gente en la cara, o escupe en el piso y lo lame; o es un apasionado del juego (pero para ganar dinero), o fr?volo, glotén, ateo, sucio, dictatorial, desobediente, o se conduce tontamente o tiende a hacer ruido; o es mentiroso, lascivo, libertino, obsceno; o contradice, o quiere tocar todo; es vanidoso, derrochador. También, dentro de tantas conductas negativas, puede ser positivo, afirmativo en lo que hace y dice. Caprichoso, reprocha, se ofende fácilmente; indeciso. * 7 Delirio: de noche, murmurante; de persecuci?n; quiere estar desnudo, tanto cuando duerme como en el delirio. Estados man?acos con rabia. Delirium tremens. Tiene alucinaciones, sobre todo de noche: cree que esté rodeado de enemigos, que cada persona es un enemigo, que es perseguido, que ve fantasmas de noche o perros o ve correr agua, o que sufre los tormentos del infierno sin poder explicarlo, o que ve ladrones en la casa. * 8 Sobresaltos: fáciles, por sustos, por ruidos, durmiendo y al despertar. * 9 Otros síntomas mentales: tristeza durante la diarrea, hipersensible a ruidos, con aversión y agravaci?n por la másica; ninfoman?a; sensación de que la abandonan, y esté peor por estar sola; deseos de viajar; pérdida de la voluntad; rompe cosas; aversión a que lo toquen; dice que esté bien cuando esté muy enfermo; síntomas mentales por excesos sexuales.

Sintomas generales de MERCURIUS

*** 10 Su gran característica es la agravaci?n de noche (o la aparición) de todos sus síntomas, tépica por otra parte, de la s?filis, y que es lo contrario de lo que sucede con Medorrhinum y, por consiguiente en la sycosis, cuya agravaci?n es de día. *** 11 Sudores profusos, copiosos, acompa?ando a la mayor?a de sus síntomas, especialmente de noche, y que no lo mejoran, aunque duren toda la noche o hasta esté peor durante la sudoraci?n o después (ver 40). *** 12 Peor: por temperaturas extremas, frío y calor; tendencia a enfriamientos; peor por frío, frío h?medo, aire frío o después de tomar frío (siente el frío en los huesos); por el aire caliente, el calor general o de la cama o de las estufas; por corrientes de aire y al aire libre (le tiene aversión); acostado sobre el lado derecho (no puede estar) o sobre el lado dolorido; por el baño; por alimentos fríos y por dulces; antes de la menstruaci?n; por el movimiento general y el de los sitios afectados; antes de dormir y mientras duerme; por el menor contacto; por tocar cosas frías, en Invierno; por la humedad; destap?ndose. Mejor: por llorar; en reposo y estando constipado. *** 13 El olor mercurial es ofensivo, fétido: aliento, sudores, heces, secreciones nasales y de los oídos, expectoración, orina, etc. *** 14 Temblores (ver 38). Enfermedad de Parkinson ("El mejor remedio general para esta enfermedad") (Clarke). *** 15 Tendencia destructiva de tejidos, a la supuraci?n y a la ulceraci?n. Es el antisifil?tico "tipo" de hahnemann y, seg?n Boericke, es especialmente ?til en la s?filis secundaria, donde la 2?X "har? un trabajo sorprendente" por su eficacia. Las secreciones purulentas de Mercurius son verdosas o amarillo verdosas y estriadas de sangre, especialmente en las mucosas. *** 16 Sed intensa, ardiente, extrema. *** 17 Dolores ?seos, peor de noche; ablandamiento de huesos, caries ?seas e inflamaci?n de huesos y periostio; espesamiento del periostio. Dolor, inflamaci?n, induraci?n, hinchaz?n y supuraci?n de ganglios linf?ticos, sobre todo en cabeza, cuello, ingles y axilas. Ex?stosis dolorosas. Gran fragilidad ?sea. * 18 Debilidad, con temblores, que se acentéan por el menor esfuerzo, por los sudores o después de mover el vientre. Adelgazamiento. 19 Sensación de hinchaz?n. Sensación de banda o vendaje.

Deseos y aversiones de MERCURIUS

** 20 Deseos: de pan con manteca, de pan solo, de manteca sola, de leche, de bebidas frías, de cerveza, de alimentos líquidos y de dulces. 21 Aversi?n: a las grasas, a los dulces y a la manteca; a alimentos calientes; a la carne; al vino.

Sintomas particulares de MERCURIUS

** 22 Vértigo: al erguirse o levantar la cabeza o sentado o acostado de espaldas o caminando al aire libre; con náuseas y oscurecimiento de la visión. Pesadez y plenitud en la cabeza, con sensación de vendaje en la frente o de estallido en el cr?neo. Cefalea, como si la cabeza estuviera en un torno, peor de noche, al aire libre, por dormir, comer y beber, al agacharse y por tiempo frío y h?medo; con náuseas; catarral, con coriza. Encefalitis con ardor y pulsaciones en la frente, con sensación de cabeza apretada, peor de noche, mejor después de levantarse. Constante movimiento de rotaci?n de la cabeza. Dolor en los huesos del cr?neo. Cefalea frontal peor al agacharse, como si fuera a estallar; en el entrecejo. Exostosis dolorosas, con sensación de ulceraci?n subcuténea al tocarlas, peor de noche en cama. Cabeza hinchada; hidrocefalia; fontanelas y suturas craneales abiertas. El cuero cabelludo es sensible al frío (peor por destapar o descubrir la cabeza) o doloroso al tacto o pica (peor al rascarse, sangra); erupciones con escamas o costras amarillentas, h?medas o secas, excoriantes, ardientes, pruriginosas, fétidas, imp?tigo. Ca?da de cabello. Sudores en la cabeza, especialmente de noche y durmiendo, aceitosos, de olor fétido o ácido; o viscosos y fríos. Cefaleas por supresión de descargas (sudores de pies, secrecién nasal, etc.) o alternando con ellas; o por escarlatina. *** 23 Cierre espasmédico de los ojos, al mirar. Estrabismo. Inflamaci?n de los ojos: catarral, por frío; en niños; sifil?tica; con enrojecimiento, inyecci?n conjuntival; peor de noche, por el calor de la cama y por el fuego; con secrecién purulenta o mucopurulenta; con dolores, ardores y prurito, peor al aire libre. Conjuntivitis, coroiditis, queratitis, retinitis. Iritis, especialmente sifil?tica; peor de noche, con puntadas, con hipopi?n. Presi?n en los ojos, como si tuviera arena, peor al mirar fijo. Lagrimeo copioso, peor al anochecer. Fotofobia, peor por la luz del fuego. Midriasis. Dolores desgarrantes en los ojos, sobre todo de noche, en cama, y por el brillo del fuego. Arreflexia pupilar a la luz. Blefaritis; p?rpados rojos, hinchados, inflamados, ulcerados en los bordes y con escamas; estén pegados de noche, no los puede abrir; a veces evertidos. Orzuelos. P?rpados rojos de noche; gruesos. Manchas, cicatrices y úlceras en la c?rnea. P?stulas en la conjuntiva. Pulsaci?n en los ojos de noche. Ve como a través de un velo; ve puntos negros, llamas y chispas. Se le mueven las letras al leer. P?rdida de la visión, momenténea o no. ** 24 Dolor de oídos quemante, presivo o en puntadas, peor de noche y por el calor de la cama; a veces con sensación de frío, como si hubiera hielo en el oído. Sensación como si saliera agua helada de los oídos, que aparece brusca e intermitentemente, con violento prurito en los intervalos. Otitis medias. Supuraci?n del oído medio. Perforaci?n del témpano. Secrecién o descaraa de los oidos: pur?lenta (con ulceraciones y excoriaciones o fungosidades en la oreja), o verdosa, amarillenta, amarillo verdosa; sanguinolenta, excoriante, fétida; con dolor. Descarga de cerumen. Trastornos por supresión de las secreciones del oído. For?nculos en el meato auditivo. Hipoacusia o, por el contrario, intensa reverberaci?n de todos los sonidos en el oído; a veces con sensación de oído tapado, que cesa al tragar o sonarse la nariz. Obstrucci?n por hipertrofia de am?gdalas o vegetaciones adenoideas. Oye timbres, zumbidos o rugidos, principalmente al anochecer. ** 25 Coriza peor de noche, por el aire frío o caliente; seco, con obstrucci?n nasal, o fluyente, con descarga copiosa de serosidad corrosiva; con frecuentes estornudos; puede acompa?arse de escalofríos o fiebre, laringitis o garganta dolorida. Descarga o secrecién nasal: de pus verdoso, fétido y corrosivo; sanguinolenta; excoriante; verdosa o amarillo verdosa; ofensiva; purulenta o acuosa. Trastornos por supresión de la secrecién nasal. Catarro nasal extendido a los senos frontales. Ozena, con olor a podrido de la nariz. "Ni?os de nariz sucia". Hinchazón de los huesos nasales, más en la raíz, con dolor al tocar. Hinchazón con enrojecimiento brilloso e inflamaci?n de la nariz, con prurito. Nariz de color negro. Presi?n y pesadez en la nariz. Costras dentro de la nariz, que sangran al sacarlas. Epistaxis copiosas y frecuentes, durmiendo o al toser. P?stula dolorosa en la nariz. Dolor en la nariz al tocarla. ** 26 Cara pálida o amarillenta o terrosa o plomiza; ojeras rojo azuladas; mejillas rojas y calientes. Rasgos distorsionados. Cara abotagada o hinchada, sobre todo alrededor de los ojos; o de un solo lado, con odontalgia y calor; o en las mejillas. Dolor facial: de noche, peor al sonarse la nariz; inflamatorio; desgarrante en los huesos de la cara; por sinusitis maxilar. Sudores faciales. Tensi?n en la piel de la cara. Manchas rojas. Granitos en la cara, con halo púrpura. Costras amarillentas en cara y labios, con pústulas, ulceritas y secrecién fétida; con prurito constante y ardor, y que sangran después del rascado. Imp?tigo. Costra l?ctea. Labios: ?speros, secos y negruzcos, con ardor al tocarlos; hinchados y ulcerados; con gusto salado. Los ángulos de la boca pueden presentar erupciones o estar excoriados, fisurados o ulcerados. Costras amarillentas y pústulas en el mentén. Trismo, movimientos convulsivos en los labios. Caries u osteitis de la mandíbula. Par?lisis facial por frío. Inflamaci?n de los ganglios submaxilares. Hinchazón e inflamaci?n de las par?tidas, especialmente la derecha; con pinchazos. Es uno de los principales medicamentos de las paperas. Inflamaci?n de las gl?ndulas salivales sublinguales y submaxilares. *** 27 La boca es uno de los m?ximos lugares de acción de Mercurius, y también uno de los que proporcionan mayor cantidad de signos o síntomas caracter?sticos. Aftas en la boca, en la lengua; en niños. Ulceraciones en la boca: de base lard?cea; quemantes; fétidas; dolorosas; pequeñas; sifil?ticas; amarillas, en el orificio de las gl?ndulas salivales; en las enc?as, el paladar, el velo; en la lengua, sifil?ticas. Mucosa bucal inflamada, excoriada, hinchada y azulada; ampollas o ves?culas ardientes. Lengua h?meda ("rara vez debe darse Mercurius si la lengua esté seca" [Guernsey]). Lengua negra o con el centro negro o con los bordes rojos; pálida; toda roja o solo los bordes; blanca, amarillenta o amarillo sucia; mapeada. Lengua hinchada y fláccida, con las impresiones dentarias. Las enc?as sangran fácilmente, sobre todo al tocarlas; hinchadas, esponjosas; separadas de los dientes; muy rojas; supurantes; o bien atr?ficas, blancas o negras. Pinchazos como agujas en la punta de la lengua. Siente la lengua como quemada, o esté rígida, insensible e inm?vil. Salivaci?n incrementada, más de noche o durmiendo (moja la almohada) y durante las cefaleas. La saliva es fétida, ofensiva, espesa. Mal gusto en la boca. Gusto: amargo; a huevos podridos; ins?pido; metélico; salado; pastoso; dulzón (el pan tiene gusto dulzón). Temblores en la lengua. Tartamudea y, sin embargo, habla r?pido; habla con dificultad. Mudez. El aliento es fétido, ofensivo, p?trido, peor durante la menstruaci?n; o dulzón. ** 28 Odontalgias: peor de noche, a las 21 horas, en la cama, por el calor de la cama (se hacen insoportables), por el aire frío, exterior o en la boca, en Invierno, en tiempo h?medo o comiendo; mejor por el calor externo o froténdose la mejilla; con salida involuntaria de saliva o con hinchaz?n dolorosa de la cara o mejilla; el dolor se extiende a los oídos o a toda la cara. Dientes negros, grises, amarillentos; flojos, a?n estando sanos. Dentina inflamada. Rechina los dientes, despierto o durmiendo. R?nula. ** 29 Inflamaci?n de la garganta sobre todo de noche, y con dolores punzantes, excoriantes o ardientes que aparecen o se agravan al tragar (sobre todo en vacío), de noche, por el aire frío o al hablar; los dolores se extienden al oido, a las par?idas y submaxilares y a los ganglios cervicales; generalmente con garganta seca y sialorrea marcada. Es uno de los principales medicamentos de las anginas agudas, que se acompa?an casi siempre de adenopatéas en el cuello, dolorosas o quemantes. Hinchazón de ganglios; supuracion; adenopatéas como nudos. Supuraci?n de las am?gdalas. Alargamiento e hinchaz?n de la ?vula. Dolor excoriante o ulcerativo en el es?fago. Ardor o calor en la garganta, como si subiera aire o vapor caliente del estómago. Ulceraciones sifil?ticas en la garganta. Hinchazón y enrojecimiento de la garganta, o es de color cobrizo o púrpura. Acumulaci?n de mucosidades espesas y adherentes. Sensación de cuerpo extraño en la garganta; con constante necesidad de tragar. No puede tragar líquidos porque salen por la nariz. Difteria. * 30 Hambre canina, a?n después de comer. Saciedad r?pida. El pan le cae pesado. Tiene mucha más sed que apetito. Gastralgias, con gran sensibilidad al tacto en el epigastrio. Sensación de vacío gástrico por la presión, que no mejora comiendo. Náuseas, peor después de comer, con una sensación en la garganta como si hubiera comido cosas dulces. Eructos después de comer, violentos, de gusto p?trido, amargo, ácido o rancio. Regurgitaciones después de comer o beber. Hipo mientras come o después. Arcadas y vómitos mucosos, amargos o biliosos. Presi?n como por una piedra en el estómago, mientras come o después, aunque haya comido poco; siente que cuelga el estómago. ** 31 Afecciones hepáticas, sobre todo de la parte interna del hígado. La zona hepática esté hinchada y dolorosa, especialmente al tocarla o por el movimiento; no puede estar acostado cobre el lado derecho. C?lico hep?tico. Hepatités agudas. Atrofia hepática con gran adelgazamiento. Endurecimiento e hipertrofia del hígado. Ictericia. Abdomen duro y distendido, y dolorido al tocarlo, sobre todo en la regi?n umbilical. Cólicos violentos, generalmente con diarrea, con dolores cortantes (como pu?aladas), peor de noche, por el fresco del anochecer, al tocar o agarrar algo frío y por la menor presión o contacto, y mejoran o cesan al acostarse; pueden ser intolerables, ardientes, presivos (como por una piedra), se localizan especialmente en la regi?n umbilical y suelen acompa?arse de estremecimientos o calor y enrojecimiento de las mejillas. Siente como si los intestinos estuvieran sueltos y se mueven al caminar, o como golpeados si se acuesta del lado derecho. Vac?o en el vientre. Flatulencia peor de noche, con distensi?n y borborigmos. Peritonitis. Hinchazón dolorosa, dura y caliente, con gran sensibilidad, en la regi?n ?leocecal; apendicitis; puntadas cortantes de derecha a izquierda, peor caminando. Dolores en las ingles, peor en la derecha, especialmente estando acostado. Adenopatias inguinales con enrojecimiento y dolor al caminar o estando parado. Ulceraci?n y supuraci?n de los ganglios de la ingle; bubones. Vientre frío al tacto; duro y sensible. *** 32 Es uno de los principales medicamentos de la diarrea, especialmente cuando aparece o se acentéa al anochecer al aire frío o de noche; precedida de malestar general, sensación de desmayo y cólicos, y acompa?ada y seguida de tenesmo violento, con constantes y frecuentes deseos de mover el vientre a?n después de haberlo hecho, urgente, y con violentos cólicos cortantes; con náuseas, eructos, calor o sudores fríos en la cara, escalofríos, agotamiento y temblores; con dolor rectal y ardor en el ano después de defecar, o prolapso rectal o de hemorroides. Diarrea en niños. Puede haber constipación con heces duras, nudosas y adherentes, difáciles de expulsar. Las heces son mucosas ("es raro que Mercurius esté indicado en la diarrea si no hay mucosidades" [Guernsey]) o mucosanguinolentas o mucosas verdosas, excorianes; veteadas de sangre; como huevos revueltos; espumosas; negras o verdes, claras, blancas como leche o amarillentas o biliosas; blandas o acuosas, frecuentes, o se deshacen; o como bolitas de carnero; de olor ácido. Expulsi?n de ?scaris u oxiuros. ** 33 Dolor en la regi?n renal de noche. Dolor en la vejiga al comenzar a orinar. Dolores quemantes o punzantes en la uretra cuando no orina o al comenzar a orinar. Deseos de orinar constantes o muy frecuentes, a veces repentinos y urgentes, puede orinarse si no se apura. Enuresis nocturna. Las micciones pueden ser copiosas y frecuentes (como en la diabetes), o gota a gota o en chorro débil; frecuentes, día y noche y, sobre todo, de noche y durante los escalofríos. La orina es ardiente, oscura, o marr?n o blanca (como mezclada con harina o tiza) o sanguinolenta, o sale sangre pura; de olor ácido o fuerte; con nubosidades blancas o filamentos blancos; con sedimento espeso; turbia, sobre todo al sudar. Secrecién uretral verdosa (más de noche), amarillo verdosa o amarillenta, espesa; gonorreica. Blenorragia con dolores uretrales punzantes. F?mosis. Inflamaci?n del meato uretral. Ardor uretral durante el coito. *** 34 Deseos sexuales incrementados (con erecciones frecuentes y poluciones) o totalmente ausentes (con pene peque?o, frío y fl?ccido, y glande arrugado). Erecciones en niños que duran a veces toda la noche. Erecciones nocturnas dolorosas. Prurito voluptuoso en glande y prepucio. Fimosis y parafimosis. Prepucio inflamado e hinchado, con ardores, grietas y erupciones. Secrecién purulenta entre glande y prepucio. Ves?culas en el pene, que se ulcenran. Herpes genital. Excoriaciones en glande y prepucio, y entre genitales y muslos. Dolorimietito en el prepucio al caminar. Ulceraciones: en el pene, sangrantes, duras, de base lard?cea o caseosa, y bordes elevados; en el glande y prepucio; chancros sifil?ticos. Testéculos: fríos; duros e hinchados, con escroto rojo y brillante, y dolores tironeantes; prurito y cosquilleo. Sudores genitales copiosos, peor al caminar. Condilomas. * 35 Menstruaciones copiosas; suprimidas; metrorragias; reaparición en o una mujer anciana. Flujo: peor de noche, en cama; acre, excoriante; verdoso o purulento; en ni?itas; con prurito vulvar, peor por el contacto de la orina y al rascarse (arde), mejor por lavarse con agua fría. Sensación de tener la vagina excoriada y en carne viva. Tub?rculos duros en los labios mayores. Labios mayores hinchados, calientes, duros, rojos y brillantes, con dolores. Prolapso uterino. Esterilidad con menstruaciones copiosas. Senos duros con dolor ulcerativo, durante las menstruaciones. Hay leche en los senos en lugar de menstruaci?n, o en ni?as y niños. Senos excoriados, pezones ulcerados. Abortos a repetici?n. Cáncer de ?tero. * 36 Ronquera durante los resfrios, continua; o afon?a; con ardor y cosquilleo en la laringe. Voz nasal o temblorosa. Tos: peor de noche, en cama; durmiendo o al despertar a la mañana; seca, por cosquilleo o sensacion de sequedad en el pecho; peor por hablar y acostado del lado derecho; con expectoración verdosa o amarillenta o mezclada con sangre, con gusto p?trido o salado, y s?lo de día. Coqueluche con dos paroxismos r?pidamente seguidos. Tos con arcadas, vómitos y ahogos. Duele el tórax al toser, como si fuera aestallar. Tos con hem?ptisis, en la tuberculosis. Disnea, peor al subir escaleras, caminar r?pido, de noche en cama, por el menor movimiento o por hablar; necesita inspirar hondo. Dolores en el tórax, ardientes o cortantes, peor acostado sobre el lado derecho. Puntadas en el tórax al toser, estornudar o respirar, sobre todo en la cara anterior y los costados. Neumon?a; en niños. Enfisema. Absceso de pulm?n. Empiema. Abscesos en las axilas. Cáncer de seno. Palpitaciones por el menor esfuerzo. * 37 Adenopatéas en la parte posterior del cuello; ganglios indurados. Dolor de espalda cuando traspira y al levantarse de estar sentado. Dolor en el sacro cuando respira. Dolor quemante en los omóplatos. puntadas en la regi?n dorsal al toser. *** 38 Flexiona el pulgar dentro de los otros dedos. Calambres en manos y dedos. Temblores en las extremidades, sobre todo por excitaci?n, por el movimiento o caminando. Temblor en los miembros superiores al escribir, especialmente acusado en los antebrazos. Temblor en las manos al asir objetos o al agarrarlos con firmeza, o con la mano libre o al llevar algo a la boca o por cualquier trabajo manual, y también al levantar en alto las manos; no puede alimentarse ni vestirse. Temblor paral?tico o con debilidad. Temblor en los pies. Dolores en los miembros, especialmente de noche, peor por el calor de la cama, con los sudores y en tiempo h?medo; lo sacan de la cama. Reumatismo agudo. Dolores ?seos y articulares en los miembros, peor de noche. Codo hinchado, caliente y rojo. Crujidos y debilidad en las manos. Sudor en las palmas; pies fríos y sudados. Hinchazón de las articulaciones de los dedos de las manos; los dedos estén arrugados durante la transpiraci?n. Dedos "muertos". Erupciones con violento prurito nocturno. Grietas profundas y sangrantes en manos y dedos. Rigidez, hinchaz?n y dolor en las muñecas. Casi no puede estar parado, por debilidad en las rodillas. Edemas en miembros inferiores. Calambres en pantorrillas y dedos de pies. Hinchazón dolorosa de los metatarsianos. Ulceraciones en los miembros inferiores; profundas, quemantes, fétidas y que sangran fácilmente. 39 Excesiva somnolencia de día, sue?o profundo y prolongado de noche. Insomnio antes de medianoche, y se despierta muy temprano a la mañana. Sue?o inquieto y muy liviano. Sueños eróticos, horribles, con ladrones, perros que muerden, descargas de armas de fuego, etc. Habla, suspira o gru?e en el sue?o. *** 40 Escalofros a la mañana, al levantarse o en la cama, pero sobre todo al acostarse a la noche, y durante la noche (con polaquiuria), como si le echaran agua fría encima, y que no mejora por el calor de ia estufa. Escalofríos entre una deposici?n diarreica y otra, y al aire libre. Fiebre de noche, más después de medianoche; con sudores y con intensa sed de bebidas frías; fiebres catarrales o inflamatorias; fiebre remitente. Oleadas de calor con escalofríos. Son los sudores los que se?alan una de las grandes características de Mercurius: aparecen de día, con náuseas y languidez y, especialmente, de noche en cama, durando toda la noche sin traer ning?n alivio; de olor ofensivo, sobre todo de noche, o ácido; aceitosos, más de noche; tiñen la ropa de un color amarillento, muy difácil de sacar con el lavado. Sudor frío y ansiedad mientras come. Suda por los dolores, más en las partes afectadas. Sudores antes, durante o después de defecar, y el sudor caliente se hace frío y pegajoso. *** 41 Piel amarillo sucia, ?spera y seca. Ictericia. Erupciones: sangrantes, con hinchaz?n, con prurito peor de noche y por el calor. Herpes zoster. Erupciones sifil?ticas, manchas cobrizas, redondas y brillantes. Varicela, viruela, erisipela, exantemas ardientes, pústulas, urticaria, equimosis (con manchas azules o negras), gangrena. Prurito violento y voluptuoso en todo el cuerpo, peor de noche y por el calor de la cama; con ardores en lapiel después del rascado. Ulceraciones en la piel: sangrantes; quemantes (más en los bordes); costrosas; profundas; con secrecién sanguinolenta o purulenta, corrosiva, ofensiva, p?trida o acuosa; de bordes indurados, hinchados o sensibles, con pinchazos; de base lard?cea; faged?nicas; pulsátiles de noche; sifil?ticas. Chancros. S?filis primaria y secundaria.

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

2024 Derechos Reservados Copyright de Mediicna Homeopatica General 2023