PHOSPHORICUM ACIDUM


Homeopatía PHOSPHORICUM ACIDUM Imagen general de PHOSPHORICUM ACIDUM.



Phosphoricum Acidum: ¿Qué es y para qué se utiliza?

Phosphoricum Acidum es un remedio homeopático que se utiliza para tratar una variedad de problemas de salud. Es un ácido orgánico que se encuentra naturalmente en muchos alimentos y bebidas, incluyendo refrescos y cervezas. La versión homeopática de Phosphoricum Acidum se crea diluyendo y agitando el ácido hasta que queda una cantidad muy pequeña en una solución.

En este artículo, exploraremos en profundidad los usos y beneficios de Phosphoricum Acidum, así como su historia y cómo se utiliza en la homeopatía.

Historia de Phosphoricum Acidum

Phosphoricum Acidum fue descubierto en la década de 1830 por el médico alemán Constantine Hering. Hering notó que el ácido fosfórico era capaz de tratar una variedad de síntomas, incluyendo fatiga, debilidad y pérdida de memoria.

Desde entonces, Phosphoricum Acidum se ha utilizado en la homeopatía para tratar una variedad de problemas de salud, incluyendo la depresión, la ansiedad y la fatiga.

Usos de Phosphoricum Acidum

Phosphoricum Acidum se utiliza para tratar una variedad de problemas de salud, incluyendo:

- Fatiga: Phosphoricum Acidum se utiliza a menudo para tratar la fatiga crónica y la debilidad física y mental.
- Pérdida de memoria: Este remedio homeopático se utiliza para tratar la pérdida de memoria y la dificultad para concentrarse.
- Depresión y ansiedad: Phosphoricum Acidum se utiliza para tratar la depresión y la ansiedad, especialmente cuando están relacionadas con la fatiga y la pérdida de memoria.
- Dolores de cabeza: Este remedio homeopático se utiliza para tratar dolores de cabeza, especialmente cuando están relacionados con la fatiga y la debilidad.
- Problemas de sueño: Phosphoricum Acidum se utiliza para tratar problemas de sueño, incluyendo el insomnio y el sueño poco reparador.
- Problemas digestivos: Este remedio homeopático se utiliza para tratar problemas digestivos, como la diarrea y la acidez estomacal.

Cómo se utiliza Phosphoricum Acidum

Phosphoricum Acidum se puede tomar en forma de pastillas o gotas. La dosis y la frecuencia de uso dependerán del problema de salud que se esté tratando y de la gravedad de los síntomas.

Es importante hablar con un médico o un homeópata antes de comenzar a tomar Phosphoricum Acidum o cualquier otro remedio homeopático.

Efectos secundarios y precauciones

Phosphoricum Acidum se considera seguro cuando se utiliza según las indicaciones de un profesional de la salud. Sin embargo, como con cualquier remedio homeopático, puede haber efectos secundarios en algunas personas.

Algunos posibles efectos secundarios de Phosphoricum Acidum incluyen náuseas, vómitos, diarrea y dolor de cabeza. Si experimenta algún efecto secundario, debe hablar con su médico o su homeópata.

Además, las mujeres embarazadas o lactantes deben hablar con un profesional de la salud antes de tomar Phosphoricum Acidum.

Preguntas frecuentes sobre Phosphoricum Acidum

1. ¿Phosphoricum Acidum es seguro para tomar con otros medicamentos?
Es importante hablar con un médico o un homeópata antes de tomar Phosphoricum Acidum con otros medicamentos.

2. ¿Phosphoricum Acidum es adictivo?
No, Phosphoricum Acidum no es adictivo.

3. ¿Puedo tomar Phosphoricum Acidum si tengo alergia a los fosfatos?
Si tiene una alergia a los fosfatos, debe hablar con un médico o un homeópata antes de tomar Phosphoricum Acidum.

4. ¿Phosphoricum Acidum es efectivo para tratar la fatiga crónica?
Phosphoricum Acidum se utiliza a menudo para tratar la fatiga crónica y la debilidad física y mental.

5. ¿Phosphoricum Acidum es seguro para niños?
Phosphoricum Acidum se considera seguro para niños cuando se utiliza según las indicaciones de un profesional de la salud.

Conclusión

Phosphoricum Acidum es un remedio homeopático que se utiliza para tratar una variedad de problemas de salud, incluyendo la fatiga, la pérdida de memoria y la depresión. Se descubrió en la década de 1830 y desde entonces se ha utilizado en la homeopatía para tratar una variedad de síntomas.

Si está interesado en utilizar Phosphoricum Acidum o cualquier otro remedio homeopático, es importante hablar con un médico o un homeópata para asegurarse de que sea seguro y efectivo para usted.

¿Qué es Phosphoricum Acidum?

Hoy hablaremos sobre un remedio homeopático muy conocido: Phosphoricum Acidum. Este remedio se obtiene a partir del ácido fosfórico, un compuesto químico que se encuentra en muchos alimentos, como las frutas, las verduras y los lácteos.

¿Para qué se utiliza Phosphoricum Acidum?

Phosphoricum Acidum se utiliza para tratar una variedad de síntomas y enfermedades, como la fatiga, el agotamiento, la depresión, la pérdida de memoria, la impotencia y la diarrea, entre otros. También se utiliza para tratar los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia en pacientes con cáncer.

¿Cómo se toma Phosphoricum Acidum?

Phosphoricum Acidum se puede tomar en forma de tabletas o en líquido diluido. La dosis y la frecuencia de la toma dependen de la condición del paciente y de la recomendación del médico homeopático.

¿Cuáles son los efectos secundarios de Phosphoricum Acidum?

Phosphoricum Acidum es un remedio homeopático seguro y no tiene efectos secundarios conocidos. Sin embargo, es importante que consulte a un médico homeopático antes de tomar cualquier remedio homeopático, ya que cada persona es única y puede reaccionar de manera diferente a los remedios.

Conclusión

Phosphoricum Acidum es un remedio homeopático popular que se utiliza para tratar una variedad de síntomas y enfermedades. Es seguro y no tiene efectos secundarios conocidos, pero es importante que consulte a un médico homeopático antes de tomar cualquier remedio homeopático.



(Acido Fosf?rico)

Sintomas mentales de PHOSPHORICUM ACIDUM

*** 1 Es uno de los medicamentos más importantes en las consecuencias, mentales y f?sicas, de noxas emocionales, especialmente las provocadas por decepciones o frustraciones, por susto, por anticipaci?n de acontecimientos, por preocupaciones, por ira (con tristeza silenciosa), por penas, un amor no correspondido o pérdida de un ser querido, por nostalgias, por mortificaci?n, por estudios prolongados y por excesos sexuales u onanismo. *** 2 En la esfera mental, los efectos de estas noxas se manifiestan por un profundo debilitamiento o agotamiento nervioso general seguido, en el plano físico, por una gran debilidad que abarca hasta la función sexual. El debilitamiento mental se expresa, en un principio, por medio de una indiferencia o apatéa o desinter?s por todo lo que pasa a su alrededor, por las cosas habituales de la vida, por sus ocupaciones, sobre todo de mañana al despertar, acentu?ndose notablemente en casos febriles, durante los escalofríos y la fiebre. El paciente no quiere nada, ni hablar, esté tranquilo, y todo le resulta indiferente porque no puede pensar. En un grado mayor, hay un estado estuporoso o hasta de inconsncienc?a y postración (más de mañana estando solo), farfullando continuamente, retornando la conciencia si lo sacuden mucho; contesta correcta y lentamente pero recayendo en el estupor enseguida. *** 3 Asociada generalmente a la indiferencia, hay una marcada lentitud y torpeza intelectual. Hay un estado de confusi?n o aturdimiento, no puede pensar, sobre todo al despertar, cuando lee, después del coito o de comer o por esfuerzos mentales; como si estuviera intoxicado. Le cuesta mucho concentrarse. Es incapaz de reunir dos ideas juntas, no piensa en nada; sus pensamientos se le desvanecen, más de mañana o al leer. Sus sentidos estén embotados, esté acostado "como un tronco". Contesta a las preguntas lentamente o en forma monosil?bica, y piensa mucho antes de responder, o se irrita si lo obligan a contestar. Hay una pobreza de ideas y una incapacidad para el trabajo intelectual; hay aversión a pensar y al trabajo mental. Su memoria es escasa, para los hechos del día, para lo que ha leído, para las palabras; se olvida de las palabras cuando habla, o después de excesos sexuales o en ancianos; no recuerda nombres familires. Habla lentamente de un modo ininteligible, incoherente o monosil?bico. Imbecilidad. *** 4 Nostalgias: con Capsicum, son los dos principales medicamentos, ya para el sentimiento de la nostalgia como para las consecuencias; a veces se acompa?a de un malhumor silencioso. * 5 Tristeza: peor al despertar, por masturbaci?n, cuando camina al aire libre, y cuanto más camina, más triste se pone. Taciturno, peor al anochecer. Tendencia a llorar. Rehusa comer. Duda de curarse. Esté descontento consigo mismo, y descorazonado (más al aire libre). Aversi?n a conversar. * 6 Miedo de morir, de las enfermedades, de que va a pasar algo. Ansiedad por el futuro, por su salud; con sentimientos de culpa, especialmente por masturbarse. Inquietud antes de orinar. * 7 Delirio con estupor, especialmente en procesos febriles prolongados o a forma téfica; es un delirio quieto, farfullante o murmurante; con carfolog?a, pellizca la ropa de cama. Alucinaciones: v? solo cifras, v? personas muertas, oye campanas. 8 Disposici?n suave, complaciente, condescendiente. 9 Otros síntomas mentales: indolente, con tendencia a estar sentado irr?table al despertar celoso obstinado peleador distra?do cavila contesta en forma cortante o abruptamente claridad mental con fiebre persistente pensamientos persistentes apurado, y habla apurado alegre hipersensible a la másica histeria por excesos sexuales.

Sintomas generales de PHOSPHORICUM ACIDUM

*** 10 En personas originalmente fuertes que se han debilitado f?sicamente (y an?micamente [ver 1]), por una larga sucesi?n de problemas emocionales (ver l), por pérdida de fluidos vitales, excesos sexuales o violentas enfermedades agudas. En niños y jóvenes que crecen muy r?pidamente, flacos, altos, con dolores de crecimiento, en las piernas. Debilidad peor (o aparece) de mañana, al levantarse o después, después del desayuno, después del coito, después, de comer, por poluciones nocturnas, por el menor esfuerzo, por penas, por amor no correspondido, durante la fiebre, por esfuerzos mentales (a?n en escolares debilitados por el estudio), en mujeres que amamantan, cuando suda, por hablar, por caminar; mejora r?pidamente por un corto sue?o. Debilidad paral?tica, se hunde o se desliza hac?a los pies de la cama. Curiosamente, la diarrea no lo debilita. Adelgazamiento. *** 11 Peor: por excesos sexuales (ver 1 y 10); por la masturbaci?n (ver 1 y 10); por emociones (ver 1 y 10); por esfuerzos; por pérdida de fluidos vitales (ver 10); por el ruido; por la másica; por el tacto; al anochecer y de noche; sentado; parado; acostado del lado izquierdo; por hablar; por erupciones suprimidas; en un cuarto caluroso; por corrientes de aire o viento. Mejor: por el calor; después de un corto sue?o. *** 12 Osteités con peritostitis en los huesos largos, con dolores ardientes y desgarrantes, como si le rasparan el periostéo con un cuchillo, peor de noche y por el frío, mejor por el movimiento. Caries ?seas. Raquitismo. Dolores ?seos de crecimiento. Osteitis sifil?ticas o tuberculosas. Caida del pelo en la cabeza, patillas, barba, p?rpados, pubis, etc., por problemas emocionales o penas; se pone gris. * 13 Los dolores estén peor en reposo y mejor por el movimiento y la presión. Catalepsia por penas o amor no correspondido. 14 Sensaciones de presión; de hormigueo. 15 Hemorragias pasivas, oscuras y profusas.

Deseos y aversiones de PHOSPHORICUM ACIDUM

** 16 Deseo de leche fría, de cerveza, de alimentos calientes, de cosas jugosas y refrescantes. Aversi?n al pan y al café.

Sintomas particulares de PHOSPHORICUM ACIDUM

** 17 Vértigo estando parado o caminando, sobre todo al anochecer; al cerrar los ojos; o en la menopausia (con calores y sudores) o durante la menstruaci?n; en el téfus; acostado, como si los pies estuvieran en lo alto y estuviera parado sobre su cabeza en la cama: por pensar. Presi?n en la cabeza, dura, con cefalea intensa, con sensación de aplastamiento, más en el vórtex, peor por la presión, al girar la cabeza, por pensar, por forzar la visión, por subir escaleras, por el movimiento, por la másica y, especialmente, después de medianoche, en la parte que apoya en la almohada. Violenta presión frontal, de mañana al despertar. Como si las sienes y parietales fueran apretados por un forceps. Cefalea de mañana; de atrás hacia adelante; constante, que lo impulsa a costarse, y que se hace insoportable por la menor conmoci?n o ruido o por la másica, cada sacudida o cada nota, provoca un violento dolor, mejor por el reposo completo o acostado. Cefalea de los escolares y estudiantes que crecen muy r?pido, con fatiga intelectual y surmenage ocular. Puntadas sobre el ojo. Martilleo en la cabeza. Dolor tironeante en los huesos occipitales o de todo el cr?neo, como si alguien le raspara el periostio dolorido con un cuchillo, peor en reposo, mejor por el movimiento; caries de los huesos del cr?neo con dolores ardientes. Hemorragia cerebral. El cabello encanece precozmente, se pone grasoso, o delgado y lacio o como estopa, o cae, especialmente después de penas o shocks morales. Prurito en el cuero cabelludo. * 18 Sensación de tener los ojos agrandados y como si se los presionaran uno contra el otro y dentro de la cabeza. Fr?o en la cara interna de los p?rpados. Ojos deslumbrados al mirar objetos brillantes. Dolor ardiente en p?rpados y ángulos por la luz artificial. Ojos inflamados, y congestionados en los ángulos internos. P?rpados pegados de mañana. Mancha amarilla en la escler?tica. Lagrimeo. Midriasis, o la derecha muy dilatada y la izquierda normal. Ojeras. Orzuelos en el p?rpado superior. Miopia. Banda negra delante de los ojos. V? puntos ?gneos. * 19 Otalgias o puntadas en los oídos al o?r notas musicales, sonido de campanas o su propio canto; otros sonidos no musicales no tienen efecto. Cada sonido hace un ruidoso eco en sus oídos. No tolera ni la másica, ni los ruidos ni las conversaciones. Bramidos en los oídos con hipoacusia. Sordera nerviosa; para los sonidos lejanos. Chirridos en los oídos al sonarse. Hipoacusia peor a la derecha y al anochecer, mejor en cama. 20 Punta de la nariz roja; pica. Se mete los dedos en la nariz. Olor fétido. Secrecién nasal purulenta y sanguinolenta; costras. Epéstaxis de sangre oscura. Coriza violento, fluyente, con narinas rojas. 21 Cara pálida. Dolores tironeantes o ardientes en las mejillas. Calor en el lado de la cara sobre el que no esté apoyado; frío en un lado de la cara. Tensi?n en la cara, como si se le hubiera secado clara de huevo o tuviera una telara?a. Erupciones h?medas o escamosas; o costras amarillo marrones con pus en el labio inferior. Labios secos, con grietas y supuraci?n. Granitos en el menton, hinchaz?n de las gl?ndulas submaxilares. Dolor en el maxilar inferior, como dislocado. * 22 Odontalgias peor por el calor de la cama o por cosas calientes o frías. Dientes amarillos. Encías hinchadas, retra?das y que sangran fácilmente; n?dulos dolorosos. * 23 Boca seca sin sed. Mucosidades adherentes. La lengua le arde; se le hincha, con dolor al hablar; se la muerde involuntariamente de noche. Raya roja en la mitad de la lengua. Ardor en la boca cuando mastica s?lidos. Excoriaci?n y ulceraci?n en el velo del paladar, con dolor ardiente. Gusto p?trido, ácido. 24 Dolor excoriante y ardiente en la garganta al tragar. Carraspea flemas espesas. 25 Anorexia. Sed insaciable. Eructos amargos o agrios por ácidos. Presi?n y sensación de ondulaci?n en el estómago. Náuseas constantes, peor al ver la comida. Gastralgia como un peso, en ayunas o después de comer o al tocarlo. Sensación de frío o ardor en el estómago. * 26 Dolor en los hipocondrios; pesadez en el hígado. Dolores en hígado y bazo, hipertrofia del bazo. Distensi?n del vientre con meteorismo y borborigmos; sensación como si tuviera agua, peor al tocarlo y cuando el cuerpo se inclina hacia adelante o atrás; con gran cantidad de flatos, especialmente por comer cosas ácidas. Dolores umbilicales y en la regi?n cecal. Ruido como de agua en el vientre. *** 27 Diarrea aguda o crónica, abundante, acuosa, blanquecina, sin dolor, sin olor y sin agotamiento o debilidad posterior, aunque sea copiosa; peor de mañana y al anochecer, después de alimentos ácidos, por cambios de tiempo, por bebidas o alimentos fríos, por tomar frío en Verano, durante la dentici?n, después de comer; por excitaciones, por susto o penas; en la tifoidea; por la fruta (sobre todo ácida), por bananas; en tiempo caluroso; por naranjas; por pasteler?a; en ni?as escolares. Las heces salen involuntariamente al pasar flatos o durmiendo o al moverse; incontinencia de fecales y orina simulténeamente; como si el ano quedara abierto; las heces salen solas cuando se da vuelta o se mueve el ni?o. Las heces, además de blancas, pueden ser blanco gris?ceas o blanco verdosas o blanco amarillentas; amarillas brillantes; verdosas; claras; acuosas amarillentas; en chorro, como si se vaciara. Constipación con heces duras y difáciles. Flatos abundantes con olor a ajo. Hemorroides al defecar, con intenso dolor estando sentado. Tenesmo después de defecar. Dolores desgarrantes, ardor y prurito en el recto. Picoteo pruriginoso perianal. Mejor con la diarrea, peor si se la suprimen. *** 28 Urgencia irresistible para orinar, con oliguria. Frecuente y copiosa micc??n que enseguida deposita una nube espesa y blanca. Orina lechosa, como si le hubieran mezclado o disuelto téza, queso blanco o harina, o como coágulos de leche y a veces con sangre, peor o aparece después de cada emoci?n, estando parado o antes de la menstruaci?n. Fosfaturia. Diabetes con orinas copiosas y muy claras, como agua; es uno de los más importantes medicamentos de esta afección, especialmente cuando se puede establecer la existencia de factores emocionales coincidiendo con su comienzo. Enuresis nocturna en niños, en el primer sue?o. Polaquiuria nocturna en adultos. Dolores ardientes e incisivos en la uretra durante la micci?n y después; cortantes antes. Hormigueo uretral cuando no orina. Constricción espasm?dica de la vejiga. *** 29 Dolores cortantes y ardientes en el glande. Pesadez en el glande al orinar. Ves?culas secretantes en el frenillo. Chancros. Condilomas ardientes o calientes en el pene, glande y prepuci. Erupciones en pene y escroto. Dolor en los testículos al tocarlos. Testéculos hinchados, más el izquierdo, mientras los cordones esperm?ticos estén hipertrofiados y duros. Deseos sexuales después de una eyaculaci?n, o disminuidos o ausentes. Erecciones de mañana al despertar o estando parado; excesivas; incompletas, durante el coito; cortas; sin deseos sexuales. Impotencia, sobre todo por problemas emocionales, por excesos sexuales prolongados, por poluciones muy repetidas, por onanismo o en la diabetes. Eyaculaci?n precoz, enseguida de la erecci?n; ausente en el coito; copiosa. Poluciones nocturnas frecuenes, cada noche; sin erecc?ones; después del coito; después del onanismo; por los esfuerzos al defecar; lo debilitan mucho. Masturbaci?n inveterada, supera su voluntad; especialmente cuando el paciente se siente muy culpable, esté abatido, triste y desespera de curarse. * 30 Ovaritis, metritis o prolapso por factores emocionales o debilitantes; amenorrea. Menstruaciones muy adelantadas y prolongadas; copiosas; tardías; con coágulos oscuros; precedidas de flujo. Flujo copioso, p?trido, sanguinolento (en úlceras de cuello), con prurito; amarillento y corrosivo después de la menstruaci?n. Flatos por la vagina. Prurito entre los senos, como picaduras de pulgas, que la obligan a levantarse de noche. En el embarazo: disuria, vómitos al ver la comida. Convulsiones puerperales; con albuminuria. Hipogalactia con debilidad y apatéa. Deterioro de la salud, durante el amamantamiento, m?xime si es prolongado. Constantes vómitos de leche en un beb? que no llora. Dolor presivo en el seno izquierdo y pez?n. * 31 Voz nasal. Ronquera. Tos seca provocada por un cosquilleo lar?ngeo en el pecho encima del epigastrio; peor de mañana y al anochecer, en reposo si esté quieto mucho tiempo en la misma posici?n, después de dormir, por aire frío, por pérdidas de fluidos, por comer; con náuseas y vómitos e incontinencia de orina; con expectoración blanco amarillenta de mañana, o de sangre oscura o de mucus blanco y espeso con gusto ácido, o con gusto y olor herb?ceo o salado, o purulento y f?téda. Tuberculosis pulmonar. Sensación de debilidad en el pecho al hablar o toser o por estar mucho sentado. Disnea. Opresión en el pecho, como apretado. Dolores presivos en medio del pecho, peor por la presión de la mano, agacharse, toser, al esp?rar; siente como si el estern?n fuera presionado de dentro afuera. Presi?n retroesternal con disnea. Dolores lancinantes en los costados del tórax. Bronquitis capilar. 32 Puntadas en el corazón. Palpitaciones en jóvenes que crecen muy r?pido o después de masturbarse o por excitaci?n sexual o después del coito. Pulso irregular o intermitente. Venas hinchadas. * 33 Tironeos calambroides en los másculos de la nuca, peor al mover la cabeza. Abscesos en axilas y nalgas; en el psoas. Dolor terebrante entre los omóplatos. Espondilitis en las v?rtebras cervicales. Desviaciones de la columna. Erupci?n dolorosa al tacto, en la espalda. Puntada con prurito en el coxis. Hormigueo en la espalda. Placa lumbar de dolor ardiente. Deb?lidad en la regi?n lumbar y espalda por excesos sexuales. * 34 Dolores terebrantes, tironeantes, en los nervios de las extremidades. Neuralgias o necrosis en los mu?ones de los amputados. Dolores como si lo hubieran golpeado, con puntadas desgarrantes simulténeamente, en los miembros, sobre todo en las articulaciones (más de mañana) y en los huesos, peor al comenzar a caminar y al subir escaleras. Debilidad en las extremidades por pérdidas de fluidos org?nicos. Dolores en el hombro izquierdo, peor acostado del lado izquierdo, mejor moviendo los brazos. Adormecimiento en el curso del nervio radial derecho. Debilidad y temblor en las manos, peor al escribir o por el menor esfuerzo. Ganglios en el dorso de la mano. Piel de manos y dedos seca, arrugada, apergaminada. Dedos muertos. Prurito entre los dedos y en el dorso de las manos. Dolor en caderas y muslos, peor al caminar o levantarse de una silla. Dolor ci?tico izquierdo hasta el tobillo, mejor caminando. Dolores desgarrantes en la articulación coxofemoral, peor sentado y en reposo. Debilidad en las piernas; un paso en falso lo puede hacer caer. Ardor desgarrante en la tibia, de noche. Ulceras en las piernas, que sangran y pican. Ardor en pi?s y plantas, con excoriaci?n entre los dedos. Pi?s hinchados y doloridos; callos; sabañones en los dedos; ampollas en los pulpejos. Tironeos espasmédicos en los pies al anochecer, peor en la planta derecha y dedo gordo. Sudores en los pies. Hinchazón en la articulación del dedo gordo, con dolores al tocarlo. 35 Somnolencia de día. Dificultad para despertarlo a la mañana. Insomnio por agitaci?n o fiebre. V? cifras cuando se va a dormir. Sue?o profundo. Durante el sue?o, hay movimientos de las manos, sacudidas, quejidos, habla, canta, r?e, llora; con ojos semiabiertos y convulsos. Sue?a con la muerte, con miedo al despertar. Sueños eróticos con poluciones. Se despierta con hambre voraz o con sensación de ca?da o con pensamientos tristes. 36 Escalofríos con manos frías, sin sed, seguidos de fiebre sin sed. Calor interno sin estar caliente al tacto. Calor en la cabeza con pies fríos. Fiebre al anochecer. Escalofríos que alternan con fiebre. Fiebre tifoidea maligna con gran debilidad, delirio quieto, apatéa y estupor, diarrea, etc. Paludismo a forma terciana, con copiosos sudores. Sudores copiosos, de noche y a la mañana; pegajosos; más en nuca y cuello. * 37 Hormigueo en todo el cuerpo, peor por excesos sexuales. Piel insensible. Manchas rojas y ardientes. Erupci?n escarlatiniforme. Erisipela. Granitos con dolor ardiente o excoriante. Sarna. Viruela. Lobanillos. Verrugas grandes, dentadas, a menudo pedunculadas, con exudados, que sangran fácilmente. Condilomas. For?nculos. Ulceras planas, indolentes, pruriginosas, de bordes mellados, con secrecién de un pus sucio y fétido, y con fondo irregular.

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

2024 Derechos Reservados Copyright de Mediicna Homeopatica General 2023